Cuando salimos de casa le dije a Santo, ahora sí tienes que saber cuál es el alma, enséñale a la gente de qué estas hecho , nos platica Daniel García Padilla, encargado de la Unidad Canina Especializada del grupo de Búsqueda y Rescate Urbano (USAR, por su sigla en inglés) Jalisco; luego de que su compañero Santo, un pastor alemán, hiciera su debut en un escenario real con tres marcajes que podrían suponer rescates humanos en el multifamiliar de Tlalpan y Taxqueña.

Y es que en medio del caos que dejó el terremoto del 19 de septiembre, los perros demostraron que pueden ayudar y ser pieza clave para salvar vidas de gente atrapada entre los escombros.

Cuando nos activaron íbamos a entrenar, no estábamos preparados para venir, pues Santo utiliza arneses, cuerdas, alimento especial, hidratación, además de concentración. Hoy me siento conmovido y satisfecho, si Santo hubiera trabajado ese día, no hubiera podido entrar, porque ya habría estado agotado .

A pesar de que es la primera intervención de Santo, logró dos marcajes el 22 de septiembre; de éstos se logró rescatar un cuerpo. El día 23 entró por segunda vez, logrando un marcaje más.

Al ver el escenario, él sale corriendo, quiere jugar, está hecho para eso, ésta es su labor. Ellos entregan alma, corazón y mueren en la raya , cuenta Daniel, mientras el equipo de brigadistas japoneses interviene en el marcaje que Santo consiguió.

A pesar de que Daniel está muy contento con la labor de Santo, nos recuerda que los marcajes no significan que se ha visto a una persona. El marcaje indica vida y ahí comienza el trabajo de los rescatistas para intentar sacar a alguien. Esta información es delicada porque genera esperanza, sobre todo en familiares, por eso es importante entender que un marcaje no asegura que salga una persona viva .

Además recalcó que mucha gente tiene en la cabeza que arriesgamos al perro, pero estamos capacitados, somos profesionales y tanto él como yo hemos entrenado. Somos el binomio perfecto .

Desde que Santo entra a la zona de desastre se cuidan sus signos vitales, agotamiento, que no trabaje de más; se cronometran sus entradas y salidas, así como su hidratación.

Daniel nos cuenta, después de un silencio de siete minutos pues los rescatistas siguen buscando vida bajo los escombros, que un perro bien preparado tiene de 15 a 20 minutos para la acción. En este escenario sirven de mucho ya que no hay visión, el cono de olor es su herramienta .

¿Cuál es la clave que indica que hay vida?

Cuando Santo ladra contundentemente con las orejas paradas y empieza a rascar es una buena señal. Es lo que nos rige el Organismo Internacional de Perros de Rescate (IRO), pero hay personas que lo hacen pasivo, cuando se echa el perro. Esto puede prestarse a errores, ya que el animal puede estar agotado, sentarse a descansar y uno lo toma como un marcaje… Santo al detectar vida, piensa que la persona está jugando con él, por eso se alegra y está eufórico, esperando que el humano le dé su premio, su pelota .

Ellos son especiales

Daniel dice que la preparación de Santo es muy fuerte. No es difícil, pero se requiere constancia y conocimientos . Esto es mera modestia de Daniel, porque al contarme cómo seleccionan a los perros para esta labor, notamos que no cualquier canino podrá lograrlo.

La madre tiene que estar muy sana, su alumbramiento debe ser cuidado y que no muera la madre, pues el perro trabaja por una especie de fotografías que se le quedan grabadas. Si tiene una fotografía mala en su vida, él lo recordará en un escenario real. Por ello cuando nace se hace una selección de crianza, estimulación temprana, para que no se asuste con cuetes o ruidos; que perciba texturas y superficies distintas, pero sus características natas deben contar con las bondades de ser social y a la vez, tener mucho temple y carácter .

Todos esos procesos los va pasando y cuando comienza su entrenamiento de búsqueda, alrededor de los seis o siete meses, él se desliza más rápido en los simulacros o escenarios de derrumbe. Esto se acompaña de buena alimentación, preparación emocional y física.

Santo es mi compañero y vive conmigo , agrega Daniel. Entrena un día sí y uno no, pero nunca se detiene, si tú lo paras, le acabas la vida, él lo disfruta mucho .

Al estar a punto de entrar en un nuevo silencio, Daniel de Santo concluye diciendo que en México estamos preparados para hacer labores de rescate. Creo que fallamos en la coordinación, ya que no se esperaba esto, pero tenemos que trabajar y hacer conciencia, pues tenemos las herramientas .

En esta labor también participan canes de la Marina, Sedena, UNAM, Protección Civil, y de Japón, Estados Unidos, España, Panamá, Colombia, Venezuela y Chile, entre otros.

Lo que no sabías de los perros de rescate

  • Tienen la capacidad de soportar condiciones desfavorables como trabajo prolongado, calor o frío extremos, polvo, humo y olores fuertes. También pueden trabajar simultáneamente con otros perros.
  • El pastor alemán, el labrador, el golden retriever o el pastor belga, son algunas de las razas empleadas para estas labores.
  • Son capaces de detectar aromas específicos y sus dimensiones físicas les permiten transitar por espacios reducidos.
  • La especie canina muestra empatía y son sensibles ante el sufrimiento humano
  • Se le llama binomio canino a la relación de confianza y empatía que un perro y humano mantienen.

[email protected]