La inscripción del Paisaje Agavero en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, en el 2006, detonó un circuito turístico en Jalisco sin paralelo, denominado la Ruta del Tequila que recibe anualmente más de un millón de visitantes y que ofrece al turismo mucho más que un buen shot de reposado. Porque rutas del vino y del queso hay muchas, pero Ruta del Tequila, sólo una.