Roku en México aseguró a El Economista que su empresa no permite que su plataforma se use con intenciones de piratería y, de hecho, consistentemente toma medidas en contra de la piratería a través de su software y de sus herramientas.

Y es que, desde hace meses, jueces Federales en la CDMX y Torreón decidieron mantener vigente la prohibición de la importación, comercialización y distribución de Roku en México considerando que el dispositivo se usa para piratear contenido.

“Por más de diez meses, un fallo dictado por una corte local en la Ciudad de México ha estado impidiendo la venta de dispositivos Roku en México. Esta prohibición perjudica a los consumidores, a los proveedores de contenido y a mayoristas y minoristas, además de coartar la innovación en el sector de televisores. Pondremos todo nuestro esmero en seguir buscando acciones legales para restaurar la venta de los dispositivos Roku en México con el fin de brindarle a los consumidores los servicios innovadores, de fácil uso y costo accesible que merecen”, se lee en el comunicado.

¿Cuál es el problema? Hackers en México ofrecen cientos de canales de televisión (nacionales e internacionales) gratuitos en Internet que pueden ser vistos a través de una app que se instala en el Roku o por medio de códigos de dudoso origen por 200 pesos y que al final son un fraude y resultan ilegales.

De acuerdo con un estudio elaborado por The Competitive Intelligence Unit, en el cual se le da seguimiento al mercado de Servicios de Televisión y Audio Restringido (STAR), Roku tiene 1.1 millones de usuarios en el país, de los cuales 40% lo utiliza para ver contenidos de forma ilegal. Suman 575mil usuarios que acceden a contenido ilegal (no son pocos) y que bien podrían ser el número de suscriptores  de un operador pequeño de TV Restringida”.

Roku cuenta con más de 2,500 canales (gratuitos y de pago) entre ellos: Netflix, Vimeo, YouTube, Crackle y Plex y proporciona servicio de streaming a más de 14 millones de cuentas activas. En el 2016 se reprodujeron al mes más de 1,000 millones de horas de streaming en sus dispositivos.

“Roku es una marca conocida y ha tenido mucho éxito, sin embargo, en México (para variar) se le empezó a dar un uso distinto. Se modificó el sistema operativo del dispositivo y a cambio de una contraprestación mensual, se permite el acceso al contenido de muchas plataformas de manera ilegal”, explica The Competitive Intelligence Unit.

“Quienes están detrás de este fallo jurídico han declarado que los dispositivos Roku facilitan la piratería. Muy al contrario, Roku no así como de alianzas con otros socios de la industria del entretenimiento. Roku ha invertido abundantes recursos y seguirá haciéndolo para específicamente combatir la piratería en México”, señala la empresa.

A principio de 2017 Cablevisión presentó una demanda civil en contra de diversas personas físicas y la empresa Latamel Distribuidora, por el robo (comercialización y reproducción de señales sin autorización) de sus contenidos. En mayo del mismo año, el Juez 38 de lo Civil de la Ciudad de México (CDMX) dictó la prohibición a la importación y venta del dispositivo Roku en México.