Carrie Fisher, la emblemática princesa Leia en La Guerra de las Galaxias, que revolucionó el papel de heroína y tuvo una vida cargada de excesos, falleció este martes a los 60 años después de sufrir la semana pasada un infarto del que no se recuperó.

La familia informó en un comunicado que la actriz, en cuidados intensivos desde el viernes, murió a las 8:55 horas en un hospital de Los Ángeles.

El mundo la amó y la extrañará profundamente , expresó su única hija, Billie Catherine Lourd, en un comunicado enviado por su representante a la AFP.

Estoy agradecida por sus pensamientos y oraciones que ahora la están guiando a su próxima parada , escribió luego su madre, la también actriz Debbie Reynolds, en Facebook.

Fisher sufrió el ataque al corazón el viernes en un vuelo procedente de Londres. Sucedió 15 minutos antes del aterrizaje y según el sitio especializado en celebridades TMZ, nunca recobró la conciencia.

La intérprete saltó a la fama como la rebelde guerrera en la trilogía original de Star Wars, creada por George Lucas, cuyas tres películas (1977, 1980, 1983) se convirtieron en un fenómeno cultural.

Su personaje apareció de nuevo el año pasado en el esperado episodio VII de la saga: El despertar de la fuerza. La octava entrega, su última película.

Fue nuestra gran y poderosa princesa: enérgica, sabia y llena de esperanza en un papel que era más difícil de lo que la gente piensa. Todos la echaremos de menos , afirmó Lucas.

Harrison Ford, el legendario Han Solo que compartió cientos de aventuras galácticas con Leia, le rindió un sentido homenaje recordándola por su humor y su audacia.

Carrie era única, brillante, original. Divertida y emocionalmente intrépida, vivió su vida con valentía , expresó, al tiempo que otros compañeros de Star Wars también lamentaban su desaparición.

Mark Hamill, el aguerrido Luke Skywalker en la afamada serie, se quedó sin palabras, devastado .

Pensé que había recibido lo que quería bajo mi árbol. No fue así, a pesar de los buenos pensamientos y oraciones de tantos , expresó por su parte Anthony Daniels, el mítico C-3PO.

Gwendoline Christie (capitán Phasma) y Billy Dee Williams (Lando Calrissian) también manifestaron su pesar.

Fisher viajó a la capital británica para promocionar su octavo libro The Princess Diarist, basado en los diarios que escribió durante la filmación de la trilogía original de Star Wars.