Un partido muy parejo, pero ríspido, los lusitanos y brasileños juegan rudo.