Oaxaca, Oax. Un letrero hace honor al nuevo y polémico lenguaje inclusivo: “Bienvenidxs”. Es un anticipo de que todo el contenido de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO) en su 39 edición es distinto a lo que había sucedido.

Este primer fin de semana de feria, los pañuelos verdes, símbolo de apoyo a la despenalización del aborto, inundaron las salas de las actividades, cautelosamente programadas por mujeres involucradas en los procesos editoriales, de la escritura y de la disidencia femenina, cuyo objetivo fue encaminado a abonar a una visión desde los distintos feminismos.

Las mujeres sonreían, se abrazaban, recitaban poemas y se adueñaron del renovado espacio público Centro de Convenciones de Oaxaca, que se ubica en la emblemática Ciudad de las Canteras.

“Aquí se presenta la oportunidad de generar discusiones, con una puesta hacia el futuro”, dijo Vania Reséndiz, directora de Fondo Ventura, la asociación civil organizadora.

Con una inversión de 6 millones de pesos, la suma de un esfuerzo federal de 3 millones, a través del programa Apoyo a Festivales Culturales y Artísticos Profest, y 3 millones más del orden estatal, entre IEEPO y Seculta, esta feria del libro fue dedicada a la memoria del maestro, pintor y gestor cultural Francisco Toledo.

Una de sus hijas, Natalia Toledo, ofreció unas palabras en zapoteco para dar la bienvenida a más de 100,000 asistentes que se esperan en esta FIL, una de las más importantes en América Latina.

“Esta feria está dedicada al maestro Toledo en donde quiera que él esté”, había dicho la también subsecretaria de Diversidad Cultural federal, con la voz entrecortada. Fue inevitable hablar sobre la pena que embarga a su familia y al pueblo oaxaqueño por la partida del maestro, “que está reciente”, dejó dicho.

En esa inauguración, la escritora Rebecca Solnit deslumbró con una fresca visión del estatus de géneros. Fue inclusiva para quienes se adscriben como hombres; los instó a cuestionar sus propias masculinidades. “No sería pertinente decir qué papel o cómo deben actuar los hombres ante el feminismo. Son ellos mismos los que tienen que responder esa pregunta”, dijo en conferencia.

También en el marco del Año Internacional de las Lenguas Indígenas, y con el objetivo de promover la diversidad cultural y lingüística de México, la Secretaría de Cultura, en coordinación con el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas inauguraron el Pabellón de Lenguas Indígenas Paisaje lingüístico de México, diseñado por los arquitectos Alejandra Ángeles, Enrique Flores, Andrés Ballesteros y Alejandro Delgado, ganadores del concurso público para su diseño.

De acuerdo con cifras oficiales, más de 60% de los textos que serán presentados y ofertados en la FILO son de autoría de mujeres, compartió a este diario Yolanda Segura, integrante del comité de programación. Dijo que la FILO se ha comprometido a dar continuidad a la paridad de género en años venideros.

Desde el 19 y hasta el 27 de octubre se realizarán 54 mesas de diálogo con perspectiva de género; una de las estelares fue la charla que encabezaron tres mujeres angulares en el periodismo en México: Carmen Aristegui, Carina Pérez y Diana Manzo, quienes abrieron el micrófono al público que no dudó en externar sus puntos de vista sobre los hechos violentos en Culiacán, Sinaloa.

“Los libros tienen efecto balsámico en la violencia”

Habrá nuevas ediciones de la colección popular en el Fondo de Cultura Económica (FCE), anunció su titular Paco Ignacio Taibo II en el marco de su participación en la 39 edición de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO). / En entrevista con El Economista, explicó que se incluirán cancioneros en lengua mixteca y zapoteca. Destacó que es en el estado de Oaxaca donde se han conformado más clubes de lectura con más de 1,000 a lo largo de toda la entidad.

“En Oaxaca es donde más éxito tuvieron las políticas de organizar clubes, en especial en las comunidades en donde los maestros son fundamentales.

Admiro tanto a las maestras de Oaxaca; a los de la sección 22 por su gran compromiso literario. Ellos fomentan la lectura desde todos los ámbitos y, con sus proyectos propios, vemos que los niños leen, que los niños resuelven sus dudas con la lectura”, comentó.

Opinó que los hechos violentos en Sinaloa no son casuales ni se han hecho de la noche a la mañana y que tampoco se han forjado en los últimos días. “Cuando tomé el FCE y Educal, nuestra primera operación fue en plena sierra de Sinaloa.

El libro tiene un efecto balsámico, pero este efecto no se produce a corto plazo. (Es) cuando convences a un joven que es mejor leer que ser sicario. El argumento es que el otro gobierno traía bala y nosotros traemos libros. Pero nada se hace de la noche a la mañana. Lo que pasó en Culiacán se cocinó a lo largo de 20 años de errores del gobierno y por la manera de tratar al narco”, concluyó.

[email protected]