Ontario, la provincia más poblada de Canadá, suspendió el martes el uso de la vacuna anticovid de AstraZeneca como primera dosis, debido a datos que muestran un mayor riesgo de coagulación sanguínea.

La medida siguió al anuncio de la provincia de Alberta de dejar de administrar el inmunizante por una posible escasez de suministros.

Las dos provincias juntas representan la mitad de la población de Canadá.

"A partir de hoy, Ontario detiene el despliegue y la administración de primeras dosis de la vacuna AstraZeneca en este momento", dijo en una conferencia de prensa el director médico de salud de la provincia, David Williams.

"Esta decisión se tomó por precaución debido a un aumento observado en la rara coagulación de la sangre, conocida como trombocitopenia trombótica inmunitaria inducida por la vacuna, relacionada con la vacuna AstraZeneca", dijo.

Ontario ha administrado más de 650,000 dosis de AstraZeneca.

En Canadá se han confirmado al menos 12 casos de coagulación sanguínea entre los más de dos millones de personas que recibieron la dosis de AstraZeneca. Tres mujeres han muerto por coagulación.

Anteriormente, Alberta modificó su estrategia de inmunización, ya que las autoridades no estaban seguras de cuándo van a recibir envíos adicionales de la vacuna de AstraZeneca.

"Basándonos en los desafíos del suministro global, no sabemos cuándo obtendremos suministro adicional", afirmó en Twitter la directora médica de salud de Alberta, Deena Hinshaw.

La provincia de Alberta ha administrado aproximadamente 255,000 dosis de AstraZeneca. Hasta el momento, casi 20 millones de canadienses, el 40% de la población, han recibido al menos una dosis de AstraZeneca, Moderna o Pfizer.

kg