La catedral de Notre Dame de París, devastada por un violento incendio durante más de 12 horas, está en pie, pero herida.

No era solamente una catedral emblemática y una joya de la arquitectura gótica, sino también un museo que alojaba tesoros y reliquias de incalculable valor religioso, artístico, musical e histórico.

Pinturas de 400 años colgadas en su interior resultaron dañadas por el incendio del lunes, pero los trabajadores de emergencias formaron una cadena humana para poner fuera de peligro cálices con gemas y otros objetos de incalculable valor.

Las famosas rosetas de vitrales y la mayor parte de sus reliquias religiosas parecen haber escapado de lo peor del incendio, un alivio para el tesoro de obras de arte de la catedral gótica de 800 años de antigüedad.

Algunas de esas piezas se han perdido para siempre. Otras se salvaron casi intactas, otras sólo resultaron dañadas parcialmente y otras pudieron ser sacadas antes de que el fuego destruyera parte del techo y la aguja.

Además de los daños en su estructura, a continuación, se presenta un balance de los tesoros que están a salvo o se perdieron, mientras se sigue realizando un exhaustivo inventario.

Perdidos:

- La aguja de la catedral, símbolo emblemático del monumento a 93 metros de altura, agregado por el arquitecto Eugène Viollet-Le Duc en 1859-1860, se derrumbó el lunes poco antes de las 8 de la noche.

- En su extremo, el gallo de cobre que la decoraba se derritió. En su interior tenía, según la iglesia, las reliquias de Santa Genoveva y San Denis, así como un fragmento de la corona de espinas de Cristo, que supuestamente protegía a los parisinos.

Dañados:

- Gran parte de la armadura del tejado quedó destruida y el techo interior dañado.

- Una parte de la bóveda se desplomó, según Gabriel Plus, portavoz de los bomberos de París. Pero el ministro de Cultura, Franck Riester, estimó el martes en la tarde que la bóveda debería a priori mantenerse.

- El gran órgano del siglo XV —cinco teclados, 109 teclas y casi 8,000 tubos— está a salvo, aun cuando su estructura sufrió al quedar cubierta de escombros, polvo y agua. El órgano pequeño, que se encontraba bajo la aguja resultó fuertemente dañado por el fuego, según uno de los tres organistas titulares de la catedral, Philippe Lefèvre, que toca desde hace 35 años en Notre Dame.

Rescatados:

- Las dos torres se mantuvieron en pie, las cuales albergan las cuatro campanas de la catedral, que evitaron la caída irremediable de toneladas de bronce, incluida la famosa campana mayor, que pesa 13 toneladas.

- Las reliquias de las cuales la más preciada es la Santa Corona de espinas puesta, según la creencia católica, sobre la cabeza de Jesús poco antes de su crucifixión. Ésta se compone de un “círculo de juncos unidos en manojos y agarrados por hilos de oro, de un diámetro de 21 centímetros, sobre el cual se encuentran las espinas”, según explica el sitio de la catedral.

Otras dos reliquias, un pedazo de la cruz y un clavo de la Pasión, fueron rescatadas al igual que la Túnica de San Luis.

- Todas las obras de arte conservadas en la parte del tesoro de la catedral, incluida una obra maestra de Jean Jouvenet (1716) del siglo XVIII y vestigio del coro barroco de la catedral.

- “La Piedad” monumental del escultor Nicolas Coustou ubicada detrás del altar: una virgen, que recibe sobre sus rodillas el cuerpo de Cristo, encargada por Luis XIV según el deseo de su padre, Luis XIII, y realizada entre 1712 y 1728.

- Las 16 estatuas de los 12 apóstoles y cuatro evangelistas monumentales, que adornaban el techo. Fueron instaladas durante la reconstrucción de la aguja, por Viollet-le-Duc.

- Los tres rosetones de Notre Dame de París, vitrales que representan las flores del paraíso, se construyeron en el siglo XIII y se renovaron en numerosas ocasiones. Los rosetones norte y sur, los más grandes, tienen 13 metros de diámetro.

Las obras de arte evacuadas de la Catedral de Notre-Dame durante el incendio del lunes serán transferidas al Museo del Louvre, dijo a periodistas el ministro de Cultura francés, Franck Riester. (Con información de AFP, AP y Reuters).

Donan millones para la reconstrucción

Restaurar Notre Dame podría tardar entre cinco y más de 10 años

Podrían pasar más de 10 años para que sea reconstruida la parte afectada de la catedral de Nuestra Señora de París, consideró Roberto Blancarte, investigador asociado del Grupo de Sociología de Religiones y de la Laicidad de la Escuela Práctica de Altos Estudios de la Soborna en Francia.

Refiere que el techo, de madera, va a requerir de una reconstrucción total y “eso va a llevar muchísimos años, probablemente décadas”, explicó.

Blancarte, también profesor de El Colegio de México, calificó el siniestro como un desastre para el mundo, con pérdidas incalculables, de gran trascendencia histórica y simbólica.

Sin embargo, el presidente francés Emmanuel Macron fijó en cinco años el plazo para reconstruir la catedral, que recibe anualmente entre 12 y 14 millones de visitantes.

Por su parte, los arquitectos que restauraron el Castillo de Windsor en Inglaterra después de que un incendio devastó el monumento histórico tienen un mensaje para Francia: la catedral de Notre Dame volverá a reinar magnífica sobre París, posiblemente antes de lo que esperan los afligidos parisinos, consigna Reuters.

Notre Dame, un símbolo del esplendor cristiano que ha capturado los sueños de poetas, príncipes y amantes a lo largo de ocho siglos de historia francesa, quedó envuelta por las llamas que destruyeron su techo y su aguja.

“Si hubiera una lección del incendio de 1992 en el hogar de la reina Isabel II de Reino Unido, el castillo habitado más antiguo del mundo, es que se pueden salvar las joyas de la arquitectura gótica de la catedral.

“Veremos a Notre Dame magnífica de nuevo”, dijo Francis Maude, un arquitecto de Donald Insall Associates que dirigió la restauración en Windsor y trabaja ahora en la restauración del palacio del Parlamento de Westminster en Londres.

Todos por la restauración

El presidente Emmanuel Macron visitó el lunes por la noche el monumento y prometió que la catedral de Notre Dame sería reconstruida, sin importar los costos.

La declaración fue respaldada por diversos países, estados y reinos, incluido México y el Vaticano. La Casa Blanca expresó que Estados Unidos ofrece “su asistencia en la restauración de este símbolo irremplazable de la civilización occidental” y el papa Francisco apeló a la “movilización de todos” para reconstruir esta “joya arquitectónica”.

Los dueños de dos de los principales imperios de lujo y moda de Francia, Francois-Henri Pinault de Kering y Bernard Arnault de LVMH, dijeron que donarían 100 millones de euros y 200 millones de euros, respectivamente, para las tareas de restauración. En tanto, la gigante petrolera Total se comprometió con 100 millones de euros.

El municipio de París dispondrá de 50 millones de euros.

La Fundación del Patrimonio, que trabaja por la salvaguarda del patrimonio francés, lanzó el martes una “colecta nacional” para la reconstrucción de la catedral, que podría durar años —o incluso décadas— y costar cientos de millones de euros. El martes al mediodía ya había recaudado 1.6 millones de euros.

También, la presidenta de la Liga de Futbol Profesional, Nathalie Boy de la Tour, prometió este martes que el futbol francés “se movilizará para poder ayudar económicamente a la reconstrucción” de la catedral.

Joya sobreviviente

Notre Dame, una sobreviviente de guerras y revoluciones, ha permanecido de pie durante siglos, como una joya imponente de la arquitectura occidental.

Se ha erguido, en palabras de una experta en arte, como “uno de los grandes monumentos a lo mejor de la civilización”.

“La civilización es tan frágil”, dijo Barbara Drake, curadora del departamento de claustros medievales del Museo Metropolitano de Arte en Nueva York, mientras intentaba explicar en palabras lo que significa la catedral. “Este monumento de piedra grande y corpulento ha estado allí desde 1163. Ha salido airoso de tantas pruebas.

“No se trata de una reliquia, ni de una pieza de cristal. Es el alma misma de París, es una gran pérdida no sólo para el pueblo francés sino para toda la humanidad”. (Con información de Notimex, Reuters y AP).