El mundo de la ciencia fue revolucionado el año pasado cuando un experimento pareció mostrar que podían existir partículas que viajaran por encima de la velocidad de la luz, pero ahora el laboratorio detrás de él dijo que el resultado pudo ser provocado por un cable suelto.

Físicos en el instituto de investigación CERN cerca de Ginebra parecieron contradecir el año pasado la Teoría de la relatividad especial de 1905 de Albert Einstein cuando reportaron que partículas subatómicas llamadas neutrinos podrían viajar fracciones de segundo más rápido que la luz.

James Gillies, portavoz de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por su sigla en francés), dijo el miércoles que los sorprendentes resultados del laboratorio ahora están en duda.

Anteriormente el miércoles, ScienceInsider, un sitio de Internet operado por la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, reportó que el asombroso resultado se debió a un cable de fibra óptica suelto que unía a un receptor del sistema de posicionamiento global a un computador.

Gillies confirmó que un error en el sistema GPS es ahora el sospechoso de posiblemente causar el inesperado resultado. Son necesarias nuevas pruebas antes de que se puedan sacar conclusiones definitivas, agregó. El hallazgo de una partícula más rápida que la luz se registró cuando 15,000 rayos de neutrinos fueron disparados durante tres años desde el CERN a un laboratorio subterráneo italiano en Gran Sasso, cerca de Roma.

Se ha encontrado una posible explicación. Pero no sabremos hasta que hayamos hecho las pruebas con un nuevo rayo a Gran Sasso , dijo Gillies a Reuters en Ginebra.

Físicos que participaron en el experimento, llamado OPERA, dijeron que cuando reportaron sus resultados en septiembre pasado habían revisado, en múltiples ocasiones, durante varios meses, cualquier cosa que pudiera haber producido una lectura errónea antes de anunciar sus hallazgos. Una segunda prueba, cuyos resultados fueron anunciados en noviembre, pareció brindar más evidencia de que los neutrinos viajaban más rápido que la luz. Pero muchos expertos se mantenían escépticos frente a un resultado que habría anulado uno de los principios fundamentales de la física moderna.

Edward Blucher, presidente del Departamento de Física de la Universidad de Chicago, dijo que el hallazgo original habría sido impresionante si hubiese sido cierto.