Elinor Ostrom, una profesora de la Universidad de Indiana que fue la primera mujer en ganar el Premio Nobel de Economía, murió el martes de cáncer, dijo la casa de estudios. Tenía 78 años.

Ostrom recibió el Premio Nobel en Ciencias Económicas 2009 por la investigación respecto a la manera en que la gente se organiza para administrar los recursos. Compartió el premio con el economista de la Universidad de California Oliver Williamson.

Después de ser diagnosticada con cáncer de páncreas a fines del 2011, Ostrom siguió viajando y trabajando con colegas en becas y publicaciones, asesorando y dictando un seminario de posgrado, añadió la casa de estudios.

ACCIÓN COLECTIVA

Ostrom no era economista sino politóloga. Ostrom dotó al campo de un nuevo enfoque en uno de los asuntos que más preocupan a la ciencia económica: los problemas de acción colectiva, especialmente los relacionados con bienes comunes. Los problemas de acción colectiva son aquellos en los que un miembro de un grupo recibe el mismo beneficio por no cooperar con sus compañeros que colaborando.

Esto es tan cotidiano que todos lo hemos vivido. Uno de los grandes problemas de acción colectiva se conoce como la tragedia de los comunes, que consiste en lo siguiente: todo bien común será sobreexplotado porque cada individuo que lo usa obtiene de él mayor beneficio si no colabora en su cuidado que si lo hiciera.

La acción racional, obtener el beneficio sin aportar cuidado, acaba destruyendo al bien. Por eso es una tragedia, porque no tiene solución: al final, todos pierden, el grupo y el individuo. ¿Es así? He aquí lo revolucionario del trabajo de Ostrom. Es el paso de la tragedia al drama: la tragedia de los comunes es un conflicto que puede solucionarse.

Gracias a su exhaustivo trabajo de campo, encontró múltiples modelos de propiedad colectiva en los que se evitaba la tragedia de los comunes. Comunidades autocontenidas trascienden la acción individual sin necesidad del Estado o de una gran corporación.