Más de 300 imágenes inéditas que dan testimonio del trabajo que implicó la cobertura informativa de cada uno de los festejos del primer centenario de la Independencia de México, serán dadas a conocer por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) a través de la publicación de un catálogo que elabora actualmente.

Se trata de 306 fotografías que en 1911 no fueron incluidas en la 'Crónica oficial de las fiestas del primer centenario de la Independencia de México', escrita por Genaro García.

En su publicación únicamente se seleccionaron 680 tomas de casi un millar, y dejaron fuera el registro completo y desde distintos ángulos del desarrollo de cada uno de los actos conmemorativos de la lucha insurgente.

A decir de la historiadora Thalía Montes Recinas, quien junto con la fototecaria Martha Ghigliazza Solares elabora este catálogo, uno de los planteamientos que se desprenden de las fotografías que integran este nuevo compendio, comparadas con las incluidas en la crónica oficial, es que en ellas no se encuentra Porfirio Díaz registrado en primer plano.

Más bien, se aprecia el trabajo que implicó cubrir todos y cada uno de los actos efectuados con motivo del Centenario de la Independencia.

Esta iniciativa editorial, dijo, fue concebida por la Dirección de Estudios Históricos del INAH, y contendrá las 306 placas que sobre dicha conmemoración se conservan en la Fototeca 'Constantino Reyes Valerio', de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos (CNMH).

Este acervo se presentará en la segunda mitad del año bajo el título 'Una mirada a las fiestas del centenario de la Independencia.

Además de la CNMH del INAH, en este proyecto editorial también converge la participación del Museo Nacional de las Culturas.

El catálogo "Una mirada a las fiestas del centenario de la Independencia" guardará un orden cronológico, de tal suerte que iniciará con las fotografías capturadas el 1 de septiembre de 1910, día en que se inauguró con una exclusiva recepción el Manicomio General, en terrenos de la antigua hacienda La Castañeda, cercana a Mixcoac.

No obstante, fue el arribo de la pila bautismal de Miguel Hidalgo, el día siguiente, 2 de septiembre, traída de Cuitzeo de los Naranjos (hoy de Abasolo), Guanajuato, al entonces Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía, en la calle de Moneda, en el centro de la Ciudad de México, lo que marcó el inicio de la fiesta popular en torno a la lucha que dio origen a esta nación.

Cabe señalar que el director de dicho recinto (donde hoy se asienta el Museo Nacional de las Culturas) era el abogado, historiador y educador Genaro García, a quien Guillermo de Landa y Escandón, responsable en esa época de la Comisión Nacional del Centenario de la Independencia, le giró la instrucción de generar la Crónica oficial de estas fiestas.

Para cumplir con ese cometido, García echó mano del valioso equipo de fotógrafos del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía, formado por Antonio Cortés, Manuel Ramos, Antonio Carrillo, Prisciliano Corona y José Escalante.

Aunque también se adquirieron imágenes de fotógrafos profesionales externos a esa institución, como los hermanos Julio, Guillermo y Ricardo Valleto.

Al respecto, la fototecaria de la CNMH, Martha Ghigliazza Solares, coautora de "Una mirada a las fiestas del centenario", explicó que la experiencia de esos fotógrafos quedó plasmada en la gran cantidad de tomas que realizaron y en las que se percibe una preocupación por mostrar el acontecimiento desde diferentes ángulos.

Ejemplo de ello -dijo. "son las fotografías de los desfiles que, captados de manera panorámica, lograron que el público expectante ocupara un predominio en el conjunto de la toma"

Lo mismo ocurrió con las imágenes que tomaron de los inmuebles históricos, ya que incluyen otros elementos de la ciudad, como el transporte y los comercios. Además, en los grupos sociales plasmados destaca la presencia de los obreros en la calle y su participación en los festejos.

La secuencia fotográfica del traslado de la pila bautismal del cura Hidalgo es, en ese sentido, una de las más emblemáticas, yendo de los rostros adustos y ceremoniosos de los funcionarios que la recibieron primeramente en la estación del Ferrocarril Central, en Buenavista; a su atestado recibimiento en la calle de Moneda, donde los curiosos más osados pendían incluso de los balcones.

"El conjunto visual en torno a los fiestas del centenario de la Independencia, muestra no sólo el registro del acto oficial sino estampas de una sociedad citadina pletórica de contrastes que, pese a los esfuerzos del régimen porfirista, no podía ocultarse" comentó Martha Ghigliazza.

"Las fotografías nos revelan la coexistencia de tipos sociales en eventual concordia, pero económica y culturalmente distanciados" apuntó.

En correspondencia al quehacer mismo de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos, la publicación de las 306 imágenes (negativos de 5 x 7 pulgadas) que sobre la conmemoración del Centenario están a su resguardo, contarán con la nomenclatura antigua y actual, según sea el caso, de los monumentos erigidos o donados para y durante esta celebración.

En esta labor de investigación también participa el documentalista del INAH, Armando Ruiz Aguilar, y se ha tenido el apoyo de Julio César Alvarez, Alejandra Godínez, Martha Pérez y Ramadán Salazar. El diseño del catálogo estuvo a cargo de Abigail Fuentes y Ariadna Murguía Peza.