Recuerda la joven actriz Olivia Lagunas en su muro de Facebook: Maestro, un día me dijo que usted y yo éramos chaparritos y que no importaba cuanto midiéramos sino de qué tamaño nos viéramos en el escenario . Sus palabras las dirige al finado actor Carlos Cobos, gigante de la actuación que falleció este miércoles.

El origen de este trágico proceso se remonta a unos días antes del estreno de la obra de teatro Ira. Suave lluvia para heraldos negros, que se realizaría en el marco del XXVIII fmx-Festival de México (realizado en mayo pasado), pero que tuvo que posponerse el 4 mayo, día en que Carlos Cobos sufrió un infarto cerebral. Después de un largo mes de debatirse entre la vida y la muerte, finalmente el actor falleció este miércoles a causa de un paro respiratorio.

Cobos, a quien la mayoría de sus amigos y compañeros recuerdan por su entusiasmo y simpatía, destacó en teatro, cine y televisión, y hace unos días, el 2 de junio, fue reconocido con un Premio Ariel por su actuación en Pastorela. A Cobos se le puede considerar uno de los actores más apreciados del teatro mexicano, ámbito en el que destacó por su trabajo en obras como Un día cualquiera y Constante, también se recuerda su participación en películas como Conejo en la luna y Las vueltas del citrillo, entre otras.

Este lunes, la compañía Teatro Sin Paredes (productora de Ira) había dedicado una función especial de la obra, sumándose a las múltiples iniciativas similares que habían emanado del optimismo de la gente del teatro, quienes durante el último mes dieron infinitas muestras de apoyo moral, recordando al actor en diversas funciones; incluso, varios actores, directores y dramaturgos escribían a tono personal entradas de optimismo y reconocimiento en sus cuentas de redes sociales. Esta ausencia horada el ánimo del gremio teatral y artístico mexicano.

PERFIL

  • Nació en la ciudad de México y estudió en el Instituto Nacional de Bellas Artes la licenciatura en Arte Dramático.
  • Ejerció su carrera en cine, televisión y teatro.
  • En el 2001, recibió de la Asociación Mexicana de Críticos de Teatro, el Premio al Mejor Actor de Monólogo por Divino pastor Góngora.
  • En el 2003, la Academia Mexicana de Ciencias y Artes Cinematográficas le otorgó el Ariel a la Mejor Coactuación Masculina bajo la dirección de Jorge Ramírez Suárez.
  • En el 2006, la Asociación Mexicana de Críticos de Teatro lo condecoró con el Premio al Mejor Actor por su participación en la obra Lascurain o la brevedad del poder.
  • Un año después fue nominado al Ariel en la categoría de Mejor Coactuación Masculina, bajo la dirección de Arturo Ripstein.
  • Algunos de sus trabajos teatrales más destacados son Constante, La secreta obscenidad de cada día y Un día cualquiera.
  • En cine, participó en Conejo en la luna, Las vueltas del citrillo y Carnaval de Sodoma, entre otras. Además realizó doblaje de películas como Bambi 2, Una película de huevos y Crónicas de Narnia.
  • De su trabajo en televisión, destacan El albergue, El que se ríe se lleva, Humorcito corazón y Güiri gol.

LAMENTAN LA MUERTE?DEL ACTOR, PERO MÁS LA DEL AMIGO QUE LOS INSPIRÓ

Carlos Cobos era uno de los actores más talentosos y comprometidos de la escena mexicana; de ésos por los que vale la pena seguir haciendo, y seguir viendo, teatro. Lo vi por primera vez en su espléndido trabajo Ñaque, de Sanchís Sinisterra .

  • Flavio González Mello, dramaturgo y director de escena.

Lo que su ausencia pueda significar para el teatro me parece irrelevante. La pérdida para mí es esa bonhomía que siempre estaba en medio de sus conversaciones y en su trabajo. Eso se lo prestaba al teatro y nosotros nos beneficiábamos de paso .

  • Jorge Arturo ?Vargas Cortés, director artístico ?y teatral.

El divino Carlos Cobos era ciertamente eso: divino. Un ser humano, un actor, un amigo tocado por los dioses; capaz de transformar vidas con su alegría, su generosidad y su talento. Presente en el cine, presente en la televisión, pero sobretodo presente en el teatro. Sobre el escenario creaba personajes inolvidables y abajo del escenario gozaba y apoyaba el trabajo de sus amigos teatreros .

  • Ana Graham, actriz y productora teatral.

No siempre se reúne el talento y la bondad en un artista. Carlos Cobos fue una persona dotada de un enorme talento como actor y de una excepcional sencillez y transparencia como persona. Todo él transpiraba alegría de vivir y amor por su arte, porque eso es lo que logró Carlos en la escena: pulsar el arte .

  • David Olguín, dramaturgo y director de escena.

aflores@eleconomista.mx