¿Qué esperar de un montaje de Teatro de Ciertos Habitantes? Es prácticamente imposible explicarlo, porque Claudio Valdés Kuri, productor y director de esta compañía, hace un tipo de teatro inclasificable, propositivo, arriesgado, entusiasmante y perturbador.

Ahora, Valdés Kuri y su compañía se embarcan en la aventura de La vida es sueño, pero no la primera y conocida versión, sino la que fuera el auto sacramental de Pedro Calderón de la Barca, obra cumbre de la literatura universal y prácticamente desconocida.

Decidimos abordar uno de los textos más fascinantes de Calderón de la Barca, el equivalente a Shakespeare en español, un hombre que pudo entender la mente humana y que fue el gran psicólogo de la época , dijo Claudio Valdés Kuri, quien fundó Teatro de Ciertos Habitantes en 1997.

El camino del iniciado

Según palabras del director, Calderón de la Barca vivió una vida muy profana en la que se le acusó de asesinato y de entrar a un convento de monjas sólo para robarse a una mujer.

Todo podría sonar muy normal en un dramaturgo que quería experimentar la vida al extremo, pero casi a los 40 años se convirtió al sacerdocio y al final de su vida, a los 81 años, reescribió su obra teatral La vida es sueño como auto sacramental , comentó Valdés Kuri.

Así es como nace el auto sacramental, en que el autor eleva a los personajes de entes de carne y hueso a figuras de altura filosófica.

Toma como anécdota la historia bíblica del Génesis, la caída del ángel, el surgimiento del hombre, la expulsión del paraíso, la redención por medio de los sacramentos y lo resume en un drama de dos horas, pero lo que hace es verter su vida profana y sacra , explicó el director teatral.

Para Claudio Valdés el texto es una especie de tratado alquímico, lleno de un conocimiento hermético sorprendente.

Es la anécdota del héroe, el camino del iniciado a través de las puertas o los cuatro elementos y es un drama psicológico fascinante que dignifica al ser humano en su búsqueda para evolucionar y llegar a ser espiritualmente consciente. Contiene mensajes de poderosa fuerza simbólica y espiritual que son de necesidad vital para el espectador del teatro contemporáneo , aseguró el director.

La obra incluye un ensamble de 14 actores que a su vez hacen de músicos, bailarines y cantantes masculinos que escenifican cuadros, escenas donde se muestra la evolución del personaje mientras, al fondo, resuena piezas musicales del periodo virreinal barroco mexicano, junto a piezas en náhuatl o de son jarocho. Es una obra inquietante.

Teatro de ?alto riesgo

La compañía de Teatro de Ciertos Habitantes se fundó en 1997 y durante estos años ha montado sólo ocho producciones, debido a la complejidad de las obras y su proceso de investigación. Algunos de sus títulos son El Automóvil Gris, ¿Dónde estaré esta noche?, La piel y El Gallo, entre otras.

La Vida es Sueño. ?Auto sacramental.?

Teatro de la Ciudad Esperanza Iris

(Donceles 36, Centro Histórico)?

jueves 5 y 12, a las 20:30 horas;

viernes 6 y 13, a las 20:30;

?sábados 7 y 14, a las 19:00;?domingos 8 y 15, a las 18:00. ?

Boletos en taquilla y en el sistema Ticketmaster.

vgutierrez@eleconomista.com.mx