Este domingo se termina la temporada de ópera vía satélite desde la Metropolitan Opera House de Nueva York. No podría terminar con una nota más alta: La valquiria de Richard Wagner.

Sí, seguramente al leer el nombre de Wagner ya está usted tarareando uno de los pasajes más conocidos de toda la historia de la ópera, la Cabalgata de las valquirias. Cierre los ojos y escuche esa marcha en crescendo. ¿No siente ganar de unirse a la batalla?

¿Hay acaso mejor música para saciar el hambre de épica?

La valquiria es la segunda parte del ciclo del Anillo del nibelungo, las cuatros óperas más famosas de Wagner. Las valquirias, según la mitología nórdica, son diosas de la guerra que acompañan a los guerreros en el campo de batalla y deciden quién vive y quién muere.

Por supuesto, las óperas de Wagner no dejan de ser obras controversiales, ya vistas a la luz de historia. Están imbuidas de un nacionalismo germánico que, sin mucho esfuerzo, uno puede remontar al partido nazi y la supremacía aria.

Pero por un momento hay que ser capaces de separar las obras de sus autores y de sus circunstancias.

Hace unos meses, en la temporada de la Met, ya pudimos disfrutar de El oro del Rin, la ópera que sirve de prólogo a la epopeya de Sigfrido, el héroe nórdico por excelencia. Sigfrido es el protagonista del ciclo completo, un guerrero invencible, favorecido por Odín, pero listo para asesinar a los dioses si hace falta para ser totalmente libre y poderoso.

Ese es el camino heroico de Sigfrido, convertirse él mismo en un superhombre. Pero para conocerlo a él y su historia completa habrá que esperar a la temporada 2011-2012 de la Met, cuando traerán al mundo vía satélite las óperas Sigfrido y Götterdammerung, las otras dos que completan el ciclo.

En La valquiria conocemos el principio de la historia de Sigfrido con su concepción. Sigmundo, su padre, conoce a Siglinda. Juntos, iguales en todo, concebirán al futuro héroe.

Bryn Terfel repetirá su papel como Wotan (es decir Odín), el rey de los dioses y la soprano Deborah Voight hará los honores con Brunilda, uno de los papeles más demandantes para una soprano. Brunilda es, precisamente, la valquiria del título. Durante 5 horas, Voight llevará sobres sus hombros (y sus cuerdas vocales) el peso de esta obra inconmesurable. Un acto heroico.

La valquiria

Opera en HD, en vivo vía satélite desde la Metropolitan Opera House de Nueva York

Auditorio Nacional. Reforma y Campo Marte, Chapultepec

Sábado 14 de mayo, 12 del día.

Boletos: $40 - $350.