¿Cómo realizar negociaciones y acuerdos remotos en torno al libro en un año como este, en el que no fue posible viajar? El reto para la industria, sin lugar a dudas, fue seguir adelante en un camino incierto para muchos eslabones del ecosistema: a la distancia, sin el contacto presencial. Pero, ¿qué significó para los profesionales del libro este desafío poco o nada anticipado?

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL Guadalajara) echó a andar la plataforma Diálogos de la industria, que se lleva a cabo de manera paralela a la programación literaria del encuentro y en la que se reúnen expertos de Iberoamérica.

Para orbitar las preguntas arriba planteadas, este lunes 30 de noviembre se dieron cita virtual la colombiana Catalina Holguín, fundadora de Mákina Editorial, una plataforma especializada en el desarrollo y distribución de libros digitales para niños y jóvenes a escuelas y bibliotecas; Maximiliano Papandrea, socio fundador y editor de la editorial argentina Sigilo, y Ricardo Sánchez Riancho, director general y fundador de Textofilia Ediciones en México. Todos ellos fueron moderados por Rubén Padilla, coordinador general de Profesionales en la FIL.

Coincidieron en lo fundamental del contacto personal, de las relaciones humanas para los negocios; en que la espontaneidad del encuentro entre integrantes de la cadena en las ferias del libro y la generación de nuevos contactos será irremplazable.

Sin embargo, Catalina Holguín, acostumbrada al trabajo digital por la naturaleza de su proyecto, afirmó que este escenario ha sido “la oportunidad de las hormigas”, en el sentido de que los pequeños proyectos editoriales o de distribución tienen la oportunidad de dialogar con los gigantes de la industria a través de una pantalla que desconoce de dimensiones de mercado. “Este desorden generó igualdad para competir, la oportunidad de descentralizar, de romper las relaciones de poder tradicionales y de cambiar las reglas del juego”.

Maximiliano Papandrea compartió que para el caso de Argentina, la reacción de las pequeñas librerías para la recirculación del libro fue fundamental e inmediata, a diferencia de las grandes cadenas, que no tenían margen de desplazamiento, no así los negocios de barrio que pudieron vender de puerta en puerta. Esto generó buenos dividendos para las editoriales en un país donde el gobierno consideró al libro como esencial desde muy temprano en la emergencia sanitaria.

Sin embargo, añadió Rubén Padilla, las realidades en los países de la región fueron muy distintas para las librerías independientes. Es el caso de México, donde los problemas de distribución son profundos, mucho de esto a causa de la centralización de la industria.

Y Sánchez Riancho complementó: “en el mercado mexicano estamos muy anquilosados en un modelo viejo de trabajo. Es palpable. Estamos muy acostumbrados a las cadenas de librerías, a la venta física. Intentamos volcarnos hacia lo digital, pero justamente fue volcarnos; no teníamos la gran ventaja que decía Catalina, de ya estar ahí. Hubo muchas librerías que tuvieron que cerrar con toda tristeza. Las grandes cadenas se vieron golpeadas también porque no estábamos listos. Es de sabios aceptar que nos agarraron en el mercado mexicano con algunas deficiencias y tenemos que trabajar en ellas para dar el siguiente salto y estar compitiendo en el mundo del libro en el siglo XXI”.

La promotora colombiana fue tajante cuando dijo que “es imperdonable que algunas librerías se quejen de Amazon todo el día cuando su e-commerce es lamentable. Que luego esas personas se sienten en los eventos de la industria a llorar es un poco aburrido. Pienso que (la pandemia) es un 'crash course' en e-commerce para las librerías muy importante, fundamental para las que han tomado el reto y lo han asumido. Me parece que a los que con entusiasmo y sin prejuicio han asumido ese reto les va a servir. Esa gente va a tener más chance”.

Los invitados concluyeron que con este impasse quedó demostrado que compartir la información al resto de la cadena para tener datos frescos y reales no es peligroso, sino que coadyuva a tener un ecosistema más sano, capaz de tomar medidas certeras ante adversidades como la que nos aqueja.

El programa especial de Diálogos de la industria puede seguirse en la liga: https://www.fil.com.mx/negocios/dialogos.asp?ed=2020&lan=1.