Para Salvador López López, director del Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández, la danza es una manera eficaz y elocuente de conocer la cultura de nuestro país: “Un proyecto interesante sería que fuese obligatoria en escuelas primarias y secundarias. Es una manera de enseñar nuestras tradiciones y generar identidad”.

El director de la compañía se muestra un poco escéptico en cuanto a las propuestas culturales para el siguiente sexenio; sin embargo, seguirá empujando para que se le dé el valor que las tradiciones populares de nuestro país se merecen: “Existe una posibilidad inmensa y estratégica de darle mayor peso a la cultura, pero en términos de concepción, no se le ha dado el valor que podría tener como un generador de empleos, de identidad y de orgullo”.

Salvador López López comentó que el Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández no cuenta con un subsidio ni un presupuesto gubernamental, pero afortunadamente, la compañía cuenta con una estructura que le permite ser autosuficiente: “Es un generador de 600 empleos directos y alrededor de 1,000 indirectos. Aunque el apoyo del gobierno se recibe en forma de difusión, promoción y la utilización de espacios. Contamos también con patrocinios privados que nos permiten ser financieramente autónomos y nos dan libertad artística”.

El Ballet Folklórico de México presenta su temporada de verano con un programa conformado por “Las amarillas”, “Fiesta en Tlacotalpan” y “Juegos”, entre otras de sus creaciones, “las cuales retratan el espíritu festivo, cálido y lúdico de los mexicanos”.

“Hemos reconformado el coro del ballet, que estuvo ausente por mucho tiempo, y hemos integrado voces jóvenes que cantan en purépecha y náhuatl. Enriquecimos la propuesta escénica para diseñar un programa accesible para un abanico amplio de público”, agregó el director de la compañía.

El Ballet Folklórico de México presenta una estrategia de descuentos que tienen como objetivo atraer a las familias mexicanas al espectáculo y es que, según nos cuenta Salvador López y López, hace varios años, 87% del público estaba conformado por turistas, pero en la actualidad, cerca de 68% es público mexicano.

En sus 65 años de historia, el Ballet Folklórico de México ha visitado 300 ciudades en 60 países, entre los cuales están Reino Unido, España, Francia, Alemania, Rusia Turquía, Egipto, Israel, China, Corea, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Estados Unidos, Cuba, Guatemala, Nicaragua, Venezuela, Brasil, Perú, Chile y Argentina.

Asimismo, ha pisado escenarios de gran renombre como la Ópera de París, el Kennedy Center, el Kremlin, la Ópera de Tokio, la Ópera de Sydney, el Carnegie Hall en Nueva York y la Ópera de Muscat, que han sido testigos de la majestuosidad de este ballet.

Entre los muchos reconocimientos que ha recibido, están el Premio Nacional de las Artes, La Legión de Honor de París, Premio Tiffany, otorgado por la crítica de Nueva York, y Premio de las Naciones.

El Ballet Folklórico de México se presenta en el Palacio de Bellas Artes los miércoles y domingos del mes de agosto.

@faustoponce