Varios barrios de la capital fueron declarados en estado de emergencia ante la reacción de grupos armados contra la detención de un narcotraficante.