Un autogol al minuto 46 dio la ventaja a los holandeses y en el 85 Dirk Kuyt enterró con un segundo tanto a unos daneses competitivos pero inofensivos.