La igualdad de género en los medios de comunicación está pendiente. Aun cuando los medios digitales marcan tendencia con un mayor número mujeres líderes, el camino para que ellas ocupen un puesto directivo es difícil por diversas razones: la cultura organizacional y la exigencia de un esfuerzo adicional para demostrar sus capacidades.

Las mujeres aparecen en 23% de las noticias en los espacios digitales en México. La falta de presencia femenina en los medios se muestra en la cantidad de periodistas en la industria (2 de cada 10 son mujeres), la falta de reporteros que buscan a una mujer como fuente de información (26% y en su mayoría son hombres) y pocas fotografías (2 de cada 10 fotografías en los sitios web que acompañan una noticia incluyen una mujer), de acuerdo con el Proyecto de Monitoreo Global de Medios 2015, una iniciativa que se dedica a medir la presencia de las mujeres en los medios de comunicación en el mundo. El proyecto, realizado por la Asociación Mundial para la Comunicación Cristiana (WACC, por su sigla en inglés), cuenta con financiamiento de ONU Mujeres y la UNESCO.

Los estereotipos son una parte fundamental del problema de género. México está en el lugar 71 de 145 países en el ranking mundial de brecha de género, misma que se ha cerrado 3% en los últimos diez años en América Latina y el Caribe, de acuerdo con el Foro Económico Mundial.

RANKING: Medios Nativos Digitales

De los medios que integran el Ranking de Medios Nativos Digitales, realizado por El Economista y comScore, sólo en 8 casos se tiene a mujeres en las principales posiciones editoriales y directivas: Carmen Aristegui (fundadora de Aristegui Noticias), Rita Varela (subdirectora de contenidos en SinEmbargo), Lorenza Ávila y Deborah Dana (fundadoras de Kiwilimón), Blanca Amezcua (directora de Grupo Interactivo: Paréntesis y Pijama Surf), Andrea Merlos (directora de noticias en La Silla Rota), Andrea Paz (editora en jefe de Cultura Colectiva) y Alba Aguilar (editora en jefe de The Happening).

Los nuevos medios abren la posibilidad a sitios que fueron creados para mujeres, como Kiwilimón, fundado por Lorenza Ávila y Deborah Dana, a incrementar el número de lectores hombres. En el caso contrario, Paréntesis (sitio de gadgets y tecnología), parte de Grupo Contacto Interactivo, dirigido por Blanca Amezcua, las lectoras aumentan mes a mes, aun cuando existe un estereotipo de que la tecnología es para hombres.

ENTREVISTA: MedioTiempo: Falta equidad de género en los medios deportivos

A pesar de los cambios, las mujeres son fuente de información periodística en la web para hablar sobre trabajadoras del hogar o empleadas (100%), celebridades (66%), deportistas (50%), funcionarias de gobierno (20%) y profesionales de los medios (14%), según el estudio Proyecto de Monitoreo Global de Medios 2015, situación que impacta en el tratamiento de la nota y hace que haya un menor número de mujeres interesadas en temas diferentes.

En el Ranking de Medios Nativos Digitales, los medios que tienen un porcentaje mayor de lectoras desde móviles son Salud180 (69%), ActitudFem (65%), Kiwilimón (78%), The Happening (74%), SDP Noticias (45%), Sopitas (43%), Cultura Colectiva (43%), SinEmbargo (40%) y La Silla Rota (39%).

Los medios digitales buscan una apertura que permee hasta los lectores. Los países con altos niveles de fluidez digital tienen mayor nivel de igualdad de género, según la consultora Accenture. Las noticias centradas en una mujer representan 9% (2% menos que en el 2011) pero en Internet son 4 de cada 10, según el Proyecto de Monitoreo Global de Medios 2015.

 

¿Qué pasa en las empresas?

La cultura organizacional es clave para dejar atrás los problemas de género. Blanca Amezcua (directora de Grupo Interactivo), Lorenza Ávila (fundadora de Kiwilimón), Laura Manzo (editora en jefe de Huffington Post México) y Andrea Merlos (directora de noticias de La Silla Rota) coinciden en que uno de los principales problemas para que una mujer alcance puestos altos es la maternidad.

El papel social que se adjudica a las mujeres hace que pierdan oportunidades de crecimiento, pero sobre todo les deja la responsabilidad de decidir entre sus hijos y el trabajo, exigiendo una perfección en cada una de las actividades si deciden continuar con su carrera profesional: ser buena madre, buena esposa y demostrar en el trabajo que pueden ser excelentes colaboradoras... esto puede ser desmotivante para las más jóvenes. 60% de las mujeres que no trabajan dijo que tener horarios más flexibles las ayudarían a encontrar un trabajo, según Accenture.

Blanca Amezcua y Laura Manzo consideran que tomar una decisión entre hijos o trabajo no es lo correcto, ambas dicen que hacerse cargo de los hijos y trabajar en una oficina es tener un doble trabajo, basado en el prejuicio de que las mujeres deben hacerse cargo de los hijos, sin importar si también trabajan (ninguna tiene hijos). Andrea Merlos cree que el hecho de no tener hijos, le ha dado la posibilidad de estar disponible las 24 horas del día y dedicar más horas a su proyecto profesional.

Lorenza Ávila, madre de tres hijos, acepta que ser mamá y estar en un puesto de toma de decisiones tan importante es un reto, principalmente por el dilema interno de ser una mamá, una buena esposa, querer atender a los hijos, pero a la vez seguir trabajando .

Una de las soluciones más inmediatas para las mujeres que desean ser madres y continuar trabajando que han encontrado en Kiwilimón y en Grupo Contacto Interactivo (casa editorial de Paréntesis, Pijama Surf y Harmonía) son los horarios flexibles y el trabajo remoto, que permite a las mamás hacer otras actividades para su familia en horarios laborales.

Una de las ventajas de los medios nativos digitales para la inclusión de las mujeres en puestos altos es la integración de gente joven, el seguimiento de tendencias y dar menos importancia en los esquemas jerárquicos de trabajo. Amezcua, Merlos, Ávila y Manzo creen que la diversidad enriquece los equipos de trabajo, la creatividad y el desarrollo del talento, aunque aún se enfrentan con hombres o mujeres incómodos con la equidad de género en el ambiente laboral.

A las mujeres que tienen carácter, en las oficinas les dicen histéricas, pero si un hombre tiene carácter es un fregón. Una mujer dura es una perra y un hombre igual es un buen líder porque supuestamente las mujeres no deben ser así , dijo la editora del HuffPost. No nos tenemos que achicar, tenemos las mismas capacidades pero de pronto te puedes intimidar. No hay que intimidarse, tenemos que hacer valer nuestra opinión, es una lucha constante que no se debe parar , dijo la CEO de Paréntesis, Pijama Surf y Harmonía.

Para la directora de noticias de La Silla Rota, tenemos que ejercer el poder, tenemos que afrontarlo, asumirlo y ejercerlo. Las mujeres somos catalogadas como duras o barcos. Si regaño a alguien y llora, entonces soy una desgraciada, pero si la apapacho y trato de ser empática entonces eres una débil . Y, desde Kiwilimón, su fundador afirmó: Las nuevas mujeres no van a aceptar que tengan que estar metidas en la cocina sólo por ser mujeres, sólo porque lo hacía la mamá y la abuelita. Me encanta que estemos rompiendo las normas .

La realidad es que tener mujeres como ejemplo o inspiración sirve a las nuevas generaciones. Personas como Laura Manzo y Andrea Merlos tuvieron jefas que fueron figuras para su formación. Las millennials están impulsando la equidad de género en las organizaciones, 56% aspiran a un puesto directivo, según Accenture.

A nivel global existe una gran brecha de género en salarios, horas de trabajo y puestos laborales. 5% de los consejos administrativos son mujeres; 8% presidentas, 13% altas directivas de una organización, según la consultora PwC. A pesar de que existen más mujeres en puestos directivos, los hombres ganan más del doble en salario que las mujeres, según el Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección (CIMAD) de la IPADE Business School.

Los medios digitales pueden hacer la diferencia. Actualmente 58,704 de 433 millones de miembros LinkedIn tienen como habilidad en su perfil profesional igualdad de género . Las mujeres profesionistas de los medios y entretenimiento representan el 44% de la comunidad y 3 de cada diez son líderes en el sector. En tecnología 3 de cada 10 son mujeres y el 21% tienen cargos de liderazgo. En el sector de Internet, 37% son mujeres y 26% líderes.

Los medios de comunicación tienen la responsabilidad de colaborar en cerrar la brecha de género, ser un ejemplo para las nuevas generaciones y dejar de normalizar la falta de mujeres como líderes o protagonistas de la noticias, así como dejar de encasillarlas en temas de bienestar, cocina, maternidad o belleza, ya que impactan a millones de personas. Las corporaciones deben establecer nuevas políticas para que se conserve el talento femenino en una organización, exista mayor participación femenina en la toma de decisiones.

Twitter: @pegatinaa

[email protected]economista.mx