Un gol en tiempo extra de los africanos acaban con el american dream