El Tiempo, ¿qué es el tiempo? A esta interrogante responde la Casa de Cultura de Azcapotzalco con la exposición En el umbral del Tercer Milenio, donde plantea una concepción del tiempo y propone al espectador cuestionarse sobre ese tictac que nos domina día con día.

Ubicada en la sala Tezozómoc, la muestra se construye a partir del mural de Arturo García Bustos, pintado en las escaleras del recinto, el cual ofrece un peculiar tratamiento del tiempo: múltiples y distintas temporalidades que entran en juego y aparecen en el mismo plano y en conjunto con los trabajos de cinco jóvenes artistas contemporáneos: Omar Bocanegra, Roberto Elías, Daniela Flores Arias, Sofía Hinojosa, Aldo Iram Juárez y Andrea Martínez; haciendo eco a esta condición en la que se plantean distintas formas de entender el tiempo y sus posibles conexiones. Las obras pueden tocar la memoria y la historia, así como su relación con los ciclos de la producción económica.

“Toda la lógica de la exposición nace de una necesidad personal y de mi compañero y curador, Daniel Garza Usabiaga, por generar una muestra que dialogará de forma activa con el tiempo y las diferentes concepciones que tenemos de él”, explica Aldo Iram Juárez.

“Se invitó a los artistas para formar parte de este experimento. Las obras plantean al tiempo como una herramienta o como mecanismo de control y también como un juego de espacio que cuenta la historia de México y la historia del recinto que la alberga”, puntualizó.

La sala Tezozómoc resultó ser el espacio idóneo para la exposición. En ella convergen las diferentes etapas de la historia del país plasmadas en el mural y encapsuladas en un tiempo pasado, y las diversas experiencias narrativas y evocaciones de la modernidad a través de la exhibición de las obras de arte.

Algunas de las obras se entregan al espectador para interactuar con ellas, como “Faux Pas”, de Daniela Flores Arias, donde al oprimir un botón se aprecia en una secuencia de video el paso en falso de los pies del rey Juan Carlos I de España.

A este paso en falso, violación en ese entonces de las reglas sociales, le sigue “Fantasma”, una mica transparente libre de ácido, llamada “Printfile” pendiente de una cuerda que guarda una fotografía que fue destruida por el autor, Aldo Iram Juárez, porque ésta había dañado una imagen de archivo de relevancia histórica.

“Versión doblada” del artista Roberto Elías, presenta la ampliación de un periódico mexicano del 2001 en el cual se publicaban anuncios de sexoservidores con una descripción breve sobre ellos y su número telefónico para contactarles.

En la sala aparece “Objetos a evitar”, un tubo metálico que podría ser ornamentación, pero que al caminar a su alrededor te invita a ver por un orificio ubicado en uno de sus extremos, y he ahí una pequeña piedrita flotando en su interior. La obra de Omar Bocanegra fue creada a partir del catálogo 110 objetos del espacio profundo, escrito por Charles Massier en el siglo XVIII mientras él buscaba registrar cometas.

Unos pasos adelante, se encuentra “28 Horas”, un reloj de pared intervenido por Sofía Hinojosa, quien plasma la idea de la deformación de las actividades y las personas anotando que la obra: “Juega con la realidad latente que marca una jornada laboral que se extiende, una explotación asumida o la idea de una productividad más eficiente. El reloj de 28 horas ya no se apega a la naturaleza (como en la antigüedad), sino a la economía”.

La última obra de la sala es “Sundial” de la serie “Notas sobre la luz y el paisaje” de Andrea Martínez, quien por medio de nueve fotografías retrata una pared y la sombra generada por el trayecto del sol, es decir, el paso del día.

En el umbral del Tercer Milenio fue inaugurada por el alcalde de Azcapotzalco, Vidal Llerenas Morales; Arturo Barajas Chaves, responsable del departamento de Desarrollo Social de la Alcaldía; Aldo Irán Juárez, curador de la exposición y la directora general de Local 21, Natalia Pollak.

La selección de obras fue a cargo de Galería Progreso, donde Aldo y Daniel forman parte y de Local 21 organizaciones civiles sin fines de lucro que promueven y difunden el trabajo de artistas jóvenes mexicanos emergentes de la Ciudad de México. Esta muestra de arte contemporáneo se podrá visitar hasta el 20 de enero del 2019.