Patrick Charpenel, coleccionista y curador (artista frustrado según sus propias palabras) es un personaje siempre presente en el mundillo del arte mexicano. En Guadalajara es el personaje central de la naciente escena plástica.

Este año es honrado con el premio Mont Blanc al Mecenas del Año en Cultura y Arte, edición México. El galardón es un cheque cuantioso (15,000 euros) y una pluma Mont Blanc Elizabeth I, edición especial 2010 de la que sólo existen 11 ejemplares.

El dinero tiene que ser utilizado en apoyar algún proyecto artístico. Charpenel ha elegido a OPA, la Oficina para Proyectos de Arte, un colectivo ubicado en Guadalajara fundado por José Dávila, Gonzalo Lebrija y Fernando Palomar. OPA se ha distinguido por apoyar a jóvenes artistas organizándoles exposiciones, poniéndoles en contacto con el mercado de arte, acercándolos a los críticos. Los admiro mucho dice el galardonado.

Para Charpenel el arte debe ser público y por eso se considera más curador que coleccionista. El coleccionismo me choca un poco. Todo el esnobismo... sé que el esnobismo ha ayudado al coleccionismo, comprar arte para presumirlo a las visitas sigue siendo una gran motivación para algunos, pero para mí lo más importante de comprar arte es conservarlo, darle una perspectiva crítica y presentarlo al público. Lo hago estando muy cerca de los museos como el MUAC, que tiene libre acceso a mi colección .

Entre los próximos proyectos de Charpenel está también la creación de La Barranca, otro proyecto de arte público en Guadalajara apoyado por el gobierno local. Será una galería para apoyar al talento local pero, sobre todo, para traer lo mejor del arte contemporáneo a esa ciudad.

Charpenel es un hombre franco. No duda en dar sus opiniones de manera muy derecha y sin cortapisas. Raúl Anguiano me parece un artista totalmente sobrevalorado, es un pintor de cuarta o de quinta. Por otro lado, Siqueiros me parece brillante, un estalinista psicodélico como dijo Pedro Reyes, ¡uff!, era un adelantado, adivinó toda la estética del rave y la música electrónica.

Sobre la promoción de la cultura en México, dice: En México las cosas salen de milagro. Otro adelantado a su tiempo en ese aspecto, a quien debemos recuperar, es a Fernando Gamboa (pionero de la promoción cultural y la museografía en México). Su trabajo es fundamental pero también fue poderoso, corrupto y tomó, con Vasconcelos, decisiones cuestionables. Eso hay que decirlo también .

Tienes relación muy cercana con los artistas mexicanos más importantes del momento...

Me encantan Abraham Cruz-Villegas y Daniel Guzmán; cada vez que veo algo de Guzmán necesito ver más, es de mis artistas favoritos del mundo. Pero creo que en el arte no hay que crear mitos y basarnos sólo en la admiración. Hay que ser muy críticos. Los museos en vez de hacer retrospectivas celebratoria debe hacer revisiones críticas, poner cada obra en contexto .

¿Eso te molesta del mundo del arte en México?

Somos muy tendientes a hacer homenajes. Yo creo que debemos hacer revisiones, destruir mitos, romper pedestales. Creo que es parte del deber no sólo de los museos y también de nosotros los coleccionistas. Por eso yo me considero más curador, me gusta dar siempre un cauce crítico, investigativo, a mi colección .

En México hay colecciones privadas importantes. ¿Qué opinas de ellas?

En especial admiro lo que hace Jumex. Eugenio (López Alonso) ha hecho un gran trabajo no sólo en acopio de obras, también en darles un rumbo crítico con ese gran jefe de acervo que tiene (Michel Blancsubé) y hace lo que yo considero coleccionismo responsable: exhibe constantemente las obras .

[email protected]