El libro impreso nunca va a ser desplazado por el libro electrónico, son productos con finalidades diferentes, el libro impreso es para disfrutarlo de manera individual y combinar la lectura con los demás sentidos, el libro electrónico está más enfocado a la investigación y para ser compartido , es la reflexión que hace Luis Cancino, director comercial de E Libro, al platicar sobre el nuevo invitado a la escena editorial :el libro electrónico.

Este año es la primera vez que la Feria Internacional del Libro de Guadalajara dedica un pabellón completo a esta herramienta que ha luchado por un espacio en la escena editorial, por ello, nos hemos acercado a algunos especialistas que nos han dado un panorama general sobre el tema.

Las ventajas del libro electrónico

Cancino hizo una lista muy concreta: te simplifica la labor de consulta, está disponible por siempre y en cualquier lugar, no está expuesto a deterioro, es un libro que lo puedes marcar, señalar y compartir el contenido inmediatamente.

Además, el libro electrónico se ha adaptado mucho al mercado del libro impreso; aseguró que en un principio las instituciones lo querían comprar en perpetuidad, eso ha cambiado porque la tecnología con la que elaboraste un libro electrónico hoy, mañana será diferente; además la información y las plataformas de consulta también van cambiando, el electrónico te da esta oportunidad de constante evolución .

Por su parte, McGraw Hill Education, una de las empresas editoriales que ha decidido entrar al mundo digital a través de sus propias plataformas, explica a través de su product manager, Fernanda Castro: Nosotros entramos a la cuestión digital porque la tecnología es parte de la vida de un estudiante, el acceso a la información cada vez es más notable por Internet, pero no con contenidos certificados, así una idea lógica era dotar de información de confianza, correcta y bien referenciada.

Se empieza a reconocer la valía del libro electrónico

Al principio, la penetración del libro electrónico era muy poca, pero cuando las universidades empezaron a adquirir estas bibliotecas virtuales se enfrentaron a un problema, no había normatividad ni compatibilidad entre plataformas, cada editor tenía su plataforma y su forma de presentar los libros electrónicos, complicando la consulta , explicó Cancino.

Esto revitalizó el caso de los agregadores e integradores, empresas de tecnología como E Libro, Librisite, E-tecnologies, difusión científica, e incluso casas editoriales como McGraw Hill, que se han dedicado a generar repositorios y soluciones digitales para los nuevos usuarios.

Por su parte, Juan Carlos Rodríguez Ramírez, director de Desarrollo de Producción de Librisite, comentó que el trabajo de crear repositorios digitales lleva aproximadamente de 8 a 10 años en México, y explicó que su principal público son universidades, hospitales e instituciones bancarias.

Nos fuimos adaptando a lo que la tecnología nos fue ofreciendo y el mercado estudiantil es el que mejor lo ha recibido y el que ha visto una herramienta que acompaña su educación .

Cancino agregó que inicialmente fueron instituciones educativas, pero la migración natural fue a centros de investigación e instituciones interesadas en difundir sus avances con sus propios centros de información, ahora se ha visto respuesta también de las bibliotecas públicas y gubernamentales, porque quieren vencer la limitante de los horarios .

Es más barato, pero no valorado

Fernanda Castro explicó que el problema es ponerle un precio parecido al del libro, porque la gente dice, no tengo algo físico con qué asociar el precio , entonces ¿por qué un código me va a costar igual que un libro de pasta dura?.

Aseguró que aquí no se paga el costo de producción, pero sí es propiedad intelectual, y esperamos que el público entienda eso .

Dijo que aun así, el e-book, por ejemplo, tiene un costo menor que el impreso de 30 a 35% con respecto al precio de lista.

Cancino agregó que con la modalidad de multiusuario, como se maneja en la mayoría de las instituciones, el precio es mucho menor, tu inversión con libros electrónicos llega a representar 24% menos que una inversión en libros físicos.

Además, pueden ser consultados por varias personas al mismo tiempo y sin tiempos de espera .

Retos

Rodríguez Ramírez aseguró que los retos son muchos aún, nos hemos enfrentado a varios obstáculos, de hecho en la misma FIL de Guadalajara, apenas hace unos dos o tres años, la gente se acercaba buscando libros físicos y teníamos que explicar que éramos plataformas digitales; hoy me da gusto que por primera vez hay un pabellón dedicado al libro electrónico, eso habla de la convivencia que hoy existe entre lo físico y lo virtual .

Otro obstáculo y reto a vencer son los mismos profesores, ellos nos han comentado la nostalgia de sentir el libro, su textura, el pasar las hojas, en fin, creo que para Librisite, esto y la poca difusión por parte de las autoridades educativas, han sido los mayores impedimentos para lanzar el libro electrónico en México. Lo chistosos es que en Sudamérica es otra historia, a pesar de que somos una empresa mexicana, nuestros principales compradores son Colombia, Chile, Perú, Argentina y Bolivia , refirió

Al preguntar a qué se debe, el especialista en tecnología dijo: Yo se lo atribuyo a la poca apertura a la tecnología, hemos estado estancados y a pesar de que se han hecho intentos por utilizar plataformas, dispositivos y actualizaciones, incluso por parte de la SEP, donde sus proyectos han fracasado debido al poco seguimiento y la falta de interés por utilizar de manera eficiente estas plataformas, no han cobrado especial relevancia .

Explicó que el tema de tecnología en México se ha abordado de manera general; sin embargo, si más instituciones pusieran énfasis en el término tecnología académica (bibliotecas y materiales virtuales que se comparten), muchas universidades ya estarían disfrutando de los beneficios de una biblioteca y material electrónico que contribuya a la formación de sus estudiantes.

Fernanda Castro agregó que la infraestructura de las instituciones es otro desafío, porque aunque existe un porcentaje importante de instituciones que ya tienen conexión a Internet y equipos, no son la mayoría, ver que los productos se puedan adaptar es parte del reto .

Concluyó que el futuro no está necesariamente en el e-book versus el impreso; el e-book debe tener un valor agregado para que realmente sea un contendiente con el impreso, ahora es tal cual el impreso puesto en una plataforma que lo hace portátil, ¿qué pasaría si nosotros ofrecemos además un libro que te diga qué tienes que leer y estudiar?, eso es lo que McGraw Hill acaba de desarrollar y le llamamos smartbook, a eso le llamamos la evolución del libro electrónico .

[email protected]