La fiesta del Día de Muertos es una de las más importantes de México. Incluso, la Organización de las Naciones Unidas (UNESCO) la declaró “Obra maestra del Patrimonio Cultural de la Humanidad”.

El Día de Muertos es tan atractivo que James Bond hizo un desfile folclórico y recientemente Disney lanzó Coco, su versión colorida de dicha festividad, entre muchos proyectos que se sienten atraídos.

Para Arturo Gómez, subdirector de etnografía del Museo Nacional de Antropología, esto no perjudica a la tradición.

Coco tiene muchísimos errores, por supuesto; pero la imagen es una parte importante. Al ser cine llega a muchos rincones y entonces el mexicano al ver esto se reconoce a sí mismo y de alguna manera recuerda su identidad”.

Pero explicó que “yo creo que es correcto en medida de promoción y difusión; aunque también creo que la política mexicana en materia cultural debería contribuir un poco más en difundir las raíces originales del culto a los muertos”.

Por su parte, el historiador Jean Meyer fue tajante sobre la película Coco y las versiones coloridas de la fiesta.

“Es muy feo, lástima que Gael (García) se haya metido en esto. Es la evolución mundial de la cultura comercial de masas. Nos quedan nuestros ojos para llorar”.

Mientras que el antropólogo físico Erick Mendoza Luján señaló que las nuevas generaciones en la ciudad están llevando la fiesta a lo que es Halloween o añadiendo otros temas.

“Yo creo que ése tipo de proyectos que ven el tema de la muerte así... son un buen factor económico para que vengan turistas al país. Pero lo que sí deberíamos hacer es propiciar que en el seno de las familias se siga haciendo el altar de Día de Muertos y toda esa parte tan nuestra para mantener las tradiciones y que nos hacen retomar la convivencia en un lugar sin tiempo ni espacio donde conviven los muertos con los vivos”.

Sin embargo, mientras en las ciudades la tradición ha cambiado un poco, en las comunidades todavía se lleva a cabo la tradición como debe de ser.

“Incluso, algo importante, es que los mayordomos en Mixquic ya no van permitir la feria ni las bebidas alcohólicas para retomar la tradición como es…. porque es una forma de convivir con los antepasados y seres queridos que ya se fueron”, señaló Erick Mendoza Luján.

Para los pueblos, el día de muertos es una celebración “que congrega a familias completas e incluso a los migrantes que regresan a sus comunidades para estar ese día con su familia y sus difuntos. Además, también tiene que ver con el calendario agrícola ceremonial es muchas cosas y dependiendo de la región, es un tema muy amplio e importante que merece respeto”, dijo Arturo Gómez, subdirector de etnografía del Museo Nacional de Antropología.

Finalmente, el antropólogo físico Erick Mendoza Luján opinó: “Es necesario difundir lo que es en realidad el Día de Muertos; que los mexicanos conozcamos las verdaderas raíces del culto a los muertos y hacernos sentir que todo eso es nuestro, parte de nuestra vida y cultura. No podemos amar algo que desconocemos y por eso es importante el proceso de educación en el núcleo familiar de la tradición”.

[email protected]