A pesar de que hay mucha incertidumbre en torno al nuevo coronavirus que se detectó en la ciudad china de Wuhan, en diciembre del 2019, hay algunos datos que pueden ser de gran utilidad.

En entrevista para El Economista, la doctora Susana López Charretón, del Instituto de Biotecnología de la UNAM, explica que los coronavirus se empezaron a notar desde la epidemia del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y luego por el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS), ambos asociados a problemas de neumonía.

“Este coronavirus encontrado es como un primo hermano, que pertenece a la misma familia y con síntomas similares”, afirma.

Este tipo de virus en general afecta a muchos animales, el problema es que si la gente está en contacto cercano con estas especies, el contagio es más factible. “En China hay mercados muy grandes con muchos animales vivos, el contacto es directo y las personas que los manejan se infectan. Este brinco se llama zoonosis, esto es muy normal. Lo que es difícil es que ese virus, que brincó de un animal e infectó a una persona, salte a otra persona. La transmisión no es muy buena, eso es lo que principalmente detiene las infecciones.

“Cuando la infección se vuelve frecuente de humano a humano, se dice que el virus se adapta, entonces ahí sí tenemos un gran problema. En este caso, los números sugieren que no se ha esparcido rápidamente, y no hay buena transmisión de humano a humano o que no es tan severa la infección que este causa”, afirma la especialista.

Con los datos hasta ahora brindados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se tienen cerca de 300 casos confirmados, con seis fallecimientos, y un caso en América. “Esto habla de una mortalidad muy pequeña y no necesariamente podemos decir que es una enfermedad mortal. En los casos de decesos, probablemente los enfermos tuvieron otros factores como edad avanzada o enfermedades asociadas”.

El grupo de la OMS se reunirá en Ginebra este miércoles para decidir si clasifica el brote como “una emergencia de salud pública de alcance internacional”.

Ésta es una designación que únicamente suele emplearse cuando se trata de epidemias muy graves, algunos ejemplos son: el virus H1N1 o fiebre porcina, en el año 2009; la epidemia del virus del ébola entre los años 2014-2016, el virus del zika en el 2016 y el brote del virus del ébola en República Democrática del Congo, desde el 2018.

La también miembro de la Academia de Ciencias de Morelos fue clara, “debemos tener un ojo puesto en esto, y estoy segura de que las autoridades de salud están pendientes a la entrada de pasajeros de Asia, hay manera de detectarlo, pero no debemos considerarlo como una situación de pánico”.

Adelantó que muy probablemente, por los datos dados hasta ahora, el contagio no se convertirá en un problema sanitario de emergencia, pero sí habrá un énfasis en medidas preventivas de higiene a nivel ciudadanía.

Es posible detectar el virus con rapidez

En México se trabaja con algunos otros virus como zika, dengue, chikungunya, rotavirus y adenovirus, también en influenza y VIH; sin embargo, los coronavirus no son tan estudiados en nuestro país. “Los coronavirus eran una familia de virus que casi nadie estudiaba porque parecía que no hacían nada, hasta la epidemia de SARS y MERS resurgió el interés por ellos”.

Afortunadamente, en China secuenciaron el virus de una manera muy rápida, así ya tenemos manera de detectarlo por métodos de biología molecular. “Ese sistema de detección ya se distribuyó al mundo para que en todas partes podamos detectar si llega el virus, incluyendo México”.

Para muchos virus estudiados ya tenemos vacunas que son eficaces y ayudan a la prevención de enfermedades.

coronavirus: qué es, cómo se transmite, síntomas
Coronavirus: qué es, cómo se transmite, síntomas, cómo prevenirlo.

La ruta de la nueva cepa del coronavirus

Se registró el primer caso en EU

Hasta el cierre de esta edición, China confirmó el deceso de nueve personas a causa del coronavirus, y más de 400 casos de neumonía por el efecto epidémico de esta nueva cepa, cuyo primer registro se dio en diciembre pasado, presumiblemente en un mercado de productos del mar y de aves de corral en la ciudad de Wuhan, en la zona central del país asiático. Además, las autoridades chinas reconocieron al menos otros 50 casos sospechosos registrados hasta el martes.

De los casos registrados con la nueva cepa del coronavirus (2019-nCoV), 80 se dieron en los alrededores de la provincia en donde se originó el brote, pero se registraron dos más en Shanghai y tres en Pekín, aunque se teme que el contagio haya alcanzado 20 ciudades más.

Aunado a lo anterior, las autoridades sanitarias de China informaron que se han identificado y rastreado más de 1,700 contactos cercanos con personas confirmadas con el virus, de los cuales más de 900 permanecían bajo observación, mientras que poco más de 800 ya fueron dados de alta.

Sin embargo, el brote no pudo frenarse dentro de los límites de la nación oriental, sino que, hasta la mañana de este martes, se había registrado un caso en Japón, dos en Tailandia y uno en Corea del Sur.

Más tarde, Taiwán confirmó un caso de neumonía a causa del coronavirus: se trató de una mujer que el pasado lunes viajó vía aérea de Wuhan a Taiwán. Primero fue enviada al hospital, desde el mismo aeropuerto, de manera preventiva por presentar cuadros de fiebre, tos y taquipnea. Más tarde se confirmó el efecto de la cepa en cuestión, por lo que fue puesta en cuarentena. A causa de este hecho, otras 50 personas que tuvieron contacto con la persona contagiada durante el vuelo también fueron puestas bajo observación.

Durante la víspera, autoridades sanitarias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) de Estados Unidos confirmaron el primer caso de una persona infectada con el coronavirus en su territorio. Se trata de un hombre de aproximadamente 30 años, residente del condado de Snohomish, en el estado de Washington, al noroeste del país norteamericano, en los límites con Canadá. El 15 de enero, el individuo aterrizó en un aeropuerto de Seattle en un vuelo indirecto desde Wuhan, a donde viajó la semana pasada, aunque no tuvo contacto directo con el sitio donde se estima que se originó el brote. A pesar de que no presentó síntomas a su llegada, el pasado domingo decidió contactar a los servicios médicos después de experimentar síntomas de neumonía, por lo que fue hospitalizado hasta que este lunes se confirmó que era portador del virus.

Los voceros de los CDC no descartaron la confirmación de nuevos casos de coronavirus en Estados Unidos. Anunciaron que ya se han implementado medidas de detección aeroportuaria para este brote en aeropuertos de Nueva York, San Francisco y Los Ángeles. También se tiene previsto tomar las mismas medidas en Atlanta y Chicago, dado que todos los pasajeros procedentes de vuelos indirectos procedentes de Wuhan suelen arribar a terminales aéreas de esas ciudades. Algo similar se ha implementado en los aeropuertos asiáticos.

Este miércoles, el comité de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostendrá una reunión de emergencia para discutir la viabilidad de una declaratoria de emergencia sanitaria internacional y, de ser así, llamar a la cooperación financiera y científica entre naciones para la pronta erradicación del virus.

Por su parte, autoridades en materia de salubridad en Rusia anunciaron que ya han entrado en contacto con autoridades chinas para obtener material biológico, incluyendo una muestra viva del virus que pueda ser de utilidad en el desarrollo de una vacuna. (Con información de agencias).

Coronavirus afecta a mercados

Pega a bolsas y turismo

Ayer, las principales bolsas de valores del mundo sufrieron caídas, debido al temor causado por el brote en China del coronavirus, que incluso ha cobrado varias vidas. Las empresas relacionadas con los sectores de turismo y de artículos de lujo fueron las que perdieron más este martes.

Por ejemplo, las aerolíneas tuvieron caídas que oscilaron desde 0.25% en el caso de Aeroméxico, hasta 4.36% para United Airlines.

La Bolsa de Francia perdió 0.54% lastrada por las empresas de lujo. De hecho, las cuatro mayores caídas del índice CAC las acapararon Kering (-2,07%), LVMH (-1,12%), Hermés (-1,09%) y L’Oreal (-1,31 por ciento).

China es un mercado clave para el sector de lujo, afectado además por la posibilidad de que futuras restricciones de vuelo acaben afectando al consumo en las tiendas de los aeropuertos.

En el caso de los administradores aeroportuarios, en México, Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur), que administra la terminal aérea de Cancún, uno de los principales destinos turísticos del país, tuvo un descenso de 1.70% mientras que Grupo Aeroportuario Centro Norte (OMA), que opera aeropuertos de Acapulco y Mazatlán cayó en la Bolsa Mexicana de Valores 1.7 por ciento.

Los operadores de hoteles y casinos Las Vegas Sands Corp y Wynn Resorts Limited, ambos con importantes operaciones en China, se desplomaban cerca de 5%. Booking Holdings Inc —propietario de Booking.com— y TripAdvisor Inc perdían cerca de un 2 por ciento.

[email protected]