The Dancers of Damelahamid es una compañía de danza indígena de la costa noroeste de Columbia Británica, cerca de Alaska. Su rica historia de danza enmascarada inspira una actuación que pretende representar la diversidad y la profundidad de las culturas indígenas que conviven en Canadá.

A través de la danza dramática, la narrativa cautivadora y sus vestimentas, transforman el tiempo y el espacio, y unen lo antiguo con una tradición viva.

El espectáculo está basado en una coreografía que describe el acto de recobrar o clarificar el camino y el entendimiento. Integra además una narración y diseño multimedia simultáneos para abordar desde perspectivas contemporáneas las danzas indígenas tradicionales.

“Minowin es una pieza de danza que representa la Costa Noreste de Canadá y que permite ir al pasado, al origen de la historia y de cómo se redefine esa comunidad a través de la danza, las canciones y el video. Todos estos elementos juntos constituyen la narrativa de la pieza”, dijo Margaret Grenier, directora artística en entrevista con El Economista.

“En Canadá, estas comunidades han sufrido muchas pérdidas desde hace tiempo: han perdido su cultura y algunas danzas tradicionales. Por fortuna, yo vengo de una familia que hizo lo posible por no perder estos elementos. Es difícil que encuentres familias que hayan logrado mantener estas tradiciones; por lo tanto, lo reconozco como algo importante y especial, hago lo posible por mantener estos valores. En este sentido se trabaja muy duro con la compañía para mantener los orígenes dancísticos y musicales”, compartió Grenier.

“Se hace un esfuerzo para saber siempre cuál es el origen y tener claro de dónde vienen e incluso, cuando se incorporan elementos contemporáneos a la producción, se hace con el mayor de los respetos y sólo para integrar una visión como generación nueva, pero respetando el legado de sus ancestros”, aseguró.

Estas piezas tradicionales provienen de la comunidad canadiense de Gitxsan, una de las poblaciones al norte de Canadá, en una condición más bien “alejada de todo lo que sucede en el centro”, dice Margaret.

Eso, consideró, ha permitido que sea uno de los lugares en los que se han preservado estas  tradiciones ancestrales.

“Tal vez eso tenga que ver en que no se hayan perdido sus tradiciones, ya que mucha gente en Canadá las perdió. Desde hace dos años que soy directora de esta compañía, además de que tengo una influencia fuerte de mis padres que durante los años 60 hicieron un festival en el que se conectaron a distintas personas de comunidades indígenas para que compartieran sus expresiones artísticas”, comentó la directora.

Minowin, el espectáculo que forma parte de la oferta canadiense en el programa del Festival Internacional Cervantino 2019, ofrecerá funciones en el Teatro Principal de Guanajuato los días 14 y 15 de octubre, a las 6 de la tarde.

[email protected]