La restauración de una viola Gabrieli, dos violines y el diagnóstico de un chelo modelo gagliano de 1740, además de casos exitosos de las lauderas queretanas Tania Zepeda y Gabriela Guadalajara que han llamado la atención en el ámbito internacional son parte de la celebración de los 25 años de la Escuela de Laudería, perteneciente al Instituto Nacional de Bellas Artes.

El director de la Escuela de Laudería, Gilberto Lavalle, informó que son creadores de instrumentos del cuarteto clásico: violín, chelo, viola y contrabajo, porque el luthier se tiene que especializar .

Agregó que durante sus estudios los alumnos elaboran cuatro violines en los primeros tres años, dos violas en el cuarto año y en el quinto año un violonchelo, como mínimo, con maderas importadas que tienen hasta 40 años y son de arce europeo, pinabete alemán y ébano de África y Brasil .

El catedrático Martín Salgado habló sobre la tarea de reconstrucción de instrumentos: Se ha restaurado, por ejemplo, un violín de Turín, con un valor de 150,000 dólares que data de 1745 o de 1750 .

Los alumnos -indicó- restauran de dos a tres violines al semestre y trabajan procesos específicos como el reencastre de cabeza y medio borde, así como forro de alma.

Antecedentes

Laura Corvera Galván, exdirectora de esta institución y actual directora del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes, recordó que la Escuela de Laudería se fundó el 7 de octubre de 1987, en la calle de Colima de la ciudad de México.

Añadió: Posteriormente existe el proceso de descentralización, de manera que compiten por la escuela varios estados y ganó la residencia Querétaro .

En la entidad, desde el Virreinato se ha caracterizado por ser región de violines, hay archivos donde se establece que en el estado se hacían clavecines y órganos en el siglo XVIII , acotó Corvera.

En la vida de esta escuela mexicana -explicó- única en Latinoamérica han fungido como maestros franceses, italianos, canadienses y estadounidenses, así como estudiantes de Noruega, Francia y Perú.

Se mantiene una formación óptima para que los egresados puedan ser directores, constructores, instrumentistas o lauderos con alto nivel que compiten en Europa o como Gabriela Guadalajara, quien tiene talleres en New York , dijo.

Para la formación del alumnado son 10 semestres y cada uno cuesta 800 pesos (incluyendo los materiales), mientras que en Estados Unidos cuesta 10,000 dólares el semestre.

[email protected]