Hay tiburones encurtidos y lunares, colillas de cigarrillo, moscas y mariposas.

Los visitantes probablemente se impresionen por la variedad de trabajo en una nueva exhibición dedicada a la carrera del enfant terrible del arte británico Damien Hirst... Y por su similitud. Las 14 salas están llenas de colores vibrantes y fuertes recordatorios de la muerte.

Los espectadores podrían concluir que Hirst uno de los artistas vivos más famosos y acaudalados del mundo es una fuerza creativa mayor que lidia con los grandes asuntos de la vida. O podrían decidir que es sólo un charlatán astuto.

Hirst siempre ha dividido a la opinión, y el debate ha sido avivado por su primera gran retrospectiva británica, que abre el miércoles en la galería Tate Modern de Londres.

El crítico de arte Julian Spalding recientemente dijo que las creaciones de Hirst carecen de valor artístico y le aconsejó a cualquiera que posea alguna obra suya que la venda ahora, antes que colapse el artificialmente inflado mercado.

Hirst, de 46 años, dice que los artistas tienen que esperar ese tipo de críticas, y que a él no le molestan.

A la gente no le gusta el arte contemporáneo , dijo Hirst el lunes a una multitud de reporteros.

Siempre hay un taxista o alguien que se me acerca y me dice, ‘Amigo, lo que usted hace no es arte’. Y uno piensa que es brillante que ellos tengan ese parecer .

Estoy seguro que cuando (los cavernícolas) hacían lo suyo en las cuevas, había gente que les decía, ‘Me gusta tu cueva, pero esas estupideces en la pared me parecen horrendas’ .

MÁS DE 20 AÑOS DE POLÉMICA

Hirst ha encabezado titulares y logrado vender sus obras a precios exorbitantes desde que debutó en la escena hace más de 20 años.

Era difícil ignorar sus exhibiciones e instalaciones. Una de sus primeras exposiciones en solitario incluyó lienzos blancos cubiertos con mariposas monarca que se desplegaban para permitir que los insectos volaran por el salón. Eso es recreado en uno de los cuartos más impresionantes de la nueva muestra.

MUERTE Y ALEGRÍA

Pero usualmente las criaturas en el trabajo de Hirst están muertas. Son tiburones preservados en formol, vacas bisecadas y embalsamadas; o la obra Mil años , una cabeza de res en descomposición en una piscina de sangre, con gusanos y moscas incluidos.

Pese a la amplia presencia de muerte, Hirst dice que la muestra para él es alegre.

Me parece que se afinca más en la vida que en la muerte , dijo. La pieza de las moscas es bastante oscura y te atrapa, pero parece aislada. Gran parte de los otros trabajos son optimistas, esperanzadores y divertidos. Llenos de energía .

La muestra es en general muy colorida. Incluye una selección de pinturas con manchas multicolores que Hirst con la ayuda de asistentes ha producido en centenares, y enormes lienzos cubiertos con imágenes estilo vitral hechas con mariposas (esta vez muertas).

También hay hileras e hileras de otro elemento característico de Hirst: objetos que van desde botellas de píldoras hasta herramientas quirúrgicas y colillas de cigarrillos dispuestos en cajas de vidrio.

Su creación más chillona, un cráneo humano incrustado con más de 8,000 diamantes, tiene su propia sala.

Ésta es la primera gran retrospectiva de Hirst en Gran Bretaña. El artista dijo que por años se resistió a la idea de presentar una revisión de su carrera.

Creo que lo estuve evitando porque tenía un poco de miedo , admitió. Existe un gran sentimiento de mortalidad asociado, así que me daba temor sólo de pensarlo , concluyó el artista.

A LA BAJA

La cotización?de sus obras ya va en descenso

En 2008, señala el diario británico Financial Times, con la subasta en Sotheby’s llamada Beautiful Inside my Head Forever que recaudó 100 millones de libras (unos 179 millones de dólares) las obras Hirst alcanzaron su cotización más alta. Entonces, el 25% más caro de sus obras era nueve veces más caro que en 2000. Ahora, en 2012, ese valor se ha reducido a 3.5 veces más caro que en 2000.