Si conoce a fondo su comportamiento financiero, quizá se debata entre conservar su tarjeta de débito o acceder a un plástico que le otorgue otros servicios como el de financiamiento.