Para la 50 edición del Super Bowl el espectáculo musical corrió a cargo del grupo británico Coldplay, quien inicio su presentación a pie de cancha con "Viva la Vida" y contó con Beyoncé y Bruno Mars como artistas invitados.