Será horrible y desconcertante. Los organizadores de Macabro Festival de Cine de Horror de Ciudad de México no esperan menos para celebrar los 18 años del encuentro fílmico que se llevará a cabo del 21 de agosto al 1 de septiembre y tomará posesión de 16 sedes en Ciudad de México, con sus 148 cintas en exhibición: 55 largometrajes y 93 cortometrajes, venidos de 31 países.

Fantasmas, vampiros, zombis, caníbales, demonios, mutantes, seres mitológicos, entre otras formas de existencia fantástica serán sus protagonistas. Habrá cintas contemporáneas y evocaciones de grandes filmes de la historia del género de serie B y de la propia cinematografía fantástica mexicana. Así lo anunció este jueves la directora general y fundadora de Macabro, Edna Campos, en la Cineteca Nacional, misma que será una de las sedes del festival.

“Sensiblemente, tenemos menos recursos, pero vamos a entregar un festival digno, que tiene prácticamente la misma cantidad de exhibiciones y de películas que el año pasado. Creo que continúa siendo fuerte y así seguirá siendo”, reconoció la impulsora del proyecto. A lo largo de 18 años, “el festival ha vivido muchos cambios. Nos ha tocado abrir las puertas porque al principio, como el género estaba muy estigmatizado, no nos hacían mucho caso”, agregó.

La programación

Macabro será inaugurado con la proyección del clásico El fantasma de la ópera (Rupert Julian, 1925), la noche del 21 de agosto, en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, con música en vivo de la banda El Clan, considerada precursora del movimiento gótico en el país.

Destaca la presentación especial en la Biblioteca de México del largometraje La Llorona (Ramón Peón, 1933), mismo que dio inicio a la tradición del cine de terror en nuestro país y que se exhibirá ya restaurada. También se apuesta por una gran convocatoria para la proyección del documental Deodato Holocaust (Felipe M. Guerra, 2019), que relata el tras bambalinas y las consecuencias del rodaje de una de las películas más emblemáticas y controvertidas del género, pionera del cine de pietaje encontrado, Holocausto caníbal, del italiano Ruggero Deodato, quien, por el realismo de su cinta de ficción, ostenta el haberse convertido en el único director en ser acusado de matar a sus actores.

Se realizará una función especial de la cinta Belzebuth, de Emilio Portes, a manera de autocinema, en el Cine Villa Olímpica. El realizador, Jairo Pinilla, padre del terror, el suspenso y la ciencia ficción en Colombia, será objeto de un homenaje y se proyectarán cuatro de sus cintas emblemáticas.

En la selección de competencia Largometraje Internacional de Horror participarán 15 títulos de cinco países, mientras que la selección de Horror Iberoamericano será disputada por 10 cintas de siete naciones. La clausura y ceremonia de premiación se realizarán en el Museo de la Ciudad de México, donde finalmente se proyectará la cinta trash portuguesa, Mutant blast (Fernando Alle, 2018).

Además de las sedes ya mencionadas, Macabro llegará al Cinematógrafo del Chopo, la Casa del Cine, los museos Archivo de Fotografía y Panteón de San Fernando, los centros culturales El Rule y Xavier Villaurrutia, así como el circuito de FAROS, la Facultad de Cine, la Sala Julio Carrillo, de Radio UNAM, la Universidad Latinoamericana y la Pulquería Los Insurgentes.

[email protected]