La policía federal estadounidense revisó este lunes a 49 las víctimas mortales en el atentado cometido en Orlando, el peor en la historia de Estados Unidos, explicando que el atacante había sido contabilizado en el balance inicial.