La pérdida de la biodiversidad es una de las principales amenazas de este siglo, provocada en gran medida por la actividad humana; por otro lado, el turismo es, hoy por hoy, una importante fuente de ingresos para muchos países. Sin embargo, esta actividad humana no ha sido aliada de la naturaleza, aun siendo actividades que conviven , aseguró Daniel Goldin Halfon, director de la Biblioteca Vasconcelos.

En la pasada Conferencia de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad (COP13), realizada en Cancún en el mes de diciembre, por primera vez se integraron a los sectores agrícola, pesquero, forestal y de turismo en el diálogo medioambiental. Para este último punto, el presidente de la Organización Mundial del Turismo reconoció el papel inherente de este rubro en las agendas del desarrollo sostenible y biodiversidad, así como el gran potencial del sector turístico para conservar la biodiversidad.

En el afán de avanzar en esta agenda, el 2017 ha sido declarado como el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, por ello, en México la Séptima Semana de la Diversidad Biológica que se llevará a cabo del 22 al 27 de mayo y se enfocará en este tema con diversas acciones, como exposiciones fotográficas, conferencias, cursos, pláticas, recorridos, campamentos, entre otras actividades alrededor de la República, siendo la Biblioteca Vasconcelos de la Ciudad de México, la sede principal.

Los investigadores creen que se puede tomar ventaja de la biodiversidad en el buen sentido de la palabra, como lo ha hecho Costa Rica, el turismo en México está creciendo y se promueve, pero ¿qué tipo de turismo queremos? ¿Qué tanto nos beneficia a nosotros, a las comunidades y a nuestro ecosistema? , dijo Carlos Galindo Leal, director general de Comunicación de la Ciencia de Conabio.

Hoy tenemos una oportunidad de acción inmediata, aseguró Galindo, como ciudadanos podemos elegir entre impactar de manera positiva o negativa nuestro entorno, dejar una huella verde, como el lema de esta semana de actividades .

El turismo, especie invasora

El turismo en México es exitoso, 44% de turistas extranjeros que viajan al continente vienen a México, ni siquiera Argentina y Brasil sumados alcanzan el potencial turístico de nuestro país, ¿pero es exitoso? Tal vez para las grandes cadenas, muchas de ellas internacionales, expresaron los especialistas.

Entonces, ¿cómo actuar?, ¿por dónde empezar? Galindo aseguró que la naturaleza se puede restaurar y adelantó algunos puntos del decálogo tanto para prestadores de servicios y turistas, que será presentado en esta semana dedicada a la biodiversidad, además, varios de los puntos serán desarrollados durante las distintas actividades.

Para el proveedor de servicios las preguntas son las siguientes: ¿incorporó conocimientos y saberes sobre la naturaleza y nuestra convivencia con ella?, ¿distribuyó equitativamente los ingresos y responsabilidades?, ¿nuestra infraestructura armoniza con el entorno natural con materiales locales?

Para el visitante: ¿soy consciente de mis hábitos y trato de dejar la menor huella posible en mi visita?, ¿no dejo residuos que no conozco cómo tratarlos?, ¿busco comprender los medios de vida de las personas que me brindan la experiencia?

Mariachi, cervezas y trajineras, el peor modelo

Muchos turistas tienen una lógica errónea que se ha ido construyendo con los años, explicó el doctor Luis Zambrano, del Instituto de Biología de la UNAM, desde su área de experiencia, el investigador compartió el caso de Xochimilco, donde normalmente la gente lo ubica por mariachis, cervezas y trajineras con música a todo volumen. Esto se repite en Pátzcuaro, Michoacán; Lagunas de Montebello, Chiapas; o Sian Ka’an, Quintana Roo, por mencionar algunos ejemplos . Dijo que este tipo de actividades es el peor de los turismos, muy poco ecoturísticas, pero podrían ser remplazadas por sistemas bien integrados, pues también promover el turismo, es promover el conocimiento .? Xochimilco es el mejor ejemplo de que un sistema acuático y su relación con el hombre pueden potenciar la biodiversidad y la productividad agrícola (...) El desarrollo y la conservación no están peleados, si se hacen bien, pueden crecer, por ejemplo, las chinampas aumentan la heterogeneidad ambiental, con ello la biodiversidad y la posibilidad de producir más rápido y mejor la milpa; esto era culturalmente y hoy lo destruimos .

Pero esto se podría reconvertir a un turismo verdaderamente ecológico, por ejemplo, apreciar el trabajo de las chinampas con agroecoturismo, recorrer los grandes humedales para observar aves, animales acuáticos y a la vez hacer ejercicio, entre otras actividades (...) hoy si no logramos hacer esa reconversión, vamos a perder un ecosistema que lleva más de 2,000 años interactuando con el ser humano , aseguró Zambrano.

Agregó que debemos repensar el orgullo que sentimos por nuestra nación y su biodiversidad para lograr un turismo sustentable, pues las acciones deben comenzar por los ciudadanos en la lógica de oferta y demanda.

Al momento, se han registrado 28 estados y más de 170 actividades, pero aun está abierta la convocatoria para que organizaciones de la sociedad civil, académica, iniciativa privada, gobierno y público en general, participen en la agenda oficial a través de actividades artísticas, científicas, turísticas o culturales en la página: www.biodiversidad.gob.mx/SBD.

nelly.toche@eleconomista.mx