Joker se ha convertido en una película taquillera, pero al mismo tiempo polémica. Una diputada del PAN asegura que pudo haber sido beneficiada en México.

Joker no es recomendada para menores de 15 años. Contiene algunas escenas de violencia gráfica”, informó la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC). Antes Cinépolis ya habría recibido mensajes al respecto de espectadores quejándose de la presencia de niños y adolescentes en las salas. “Al ser B15 se permite el acceso a menores bajo la responsabilidad de un adulto. Cabe mencionar que la clasificación no es restrictiva, es informativa”, indicó la cadena de cines.

Según la diputada Alejandra Morlan, diputada del Partido Acción Nacional (PAN), cuando una película obtiene una clasificación C o restringida equivale a condenarla al fracaso económico.

“Esa dirección (RTC) no esta haciendo su tarea y lo más grave es que pareciera que hay hechos de corrupción”, señaló Morlan frente a la secretaria Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

“Hoy vengo a exigir que se haga una reclasificación y se sancione”, reclamó.

Además, pidió el dictamen que sustenta la clasificación y la sanción en caso de existir corrupción.

La diputada cometió un error al decir que la película en Estados Unidos fue para mayores de 21 años, ya que se le dio clasificación R (restricted), para mayores de 17.

¿Qué dice la ley mexicana?

B15, no recomendada para menores de 15 años, es una modalidad de la clasificación que tiene fundamento en el tercer párrafo del articulo 22 del Reglamento de la Ley Federal de Cinematografía.

En el documento se invita a que los padres acompañen a sus hijos, ya que es una película no recomendable para menores de 15 años.

“En el caso de violencia, ésta no es extrema y puede estar vinculada con conductas sexuales sugeridas”, especifica la ley.

Curiosamente, los criterios para la clasificación de películas cinematográficas se realizaron en la presidencia del panista Vicente Fox y con Santiago Creel Miranda como secretario de Gobernación, en 2002.

En Estados Unidos, debido a su alto contenido violento, se prohibió en algunos cines las máscaras y pintarse la cara; en México, fue al contrario, hasta pintacaritas había en la entrada de las salas.

Por varios años, la clasificación de películas de RTC ha sido cuestionada. El cineasta Luis Estrada se quejó en su momento de que El infierno fuera clasificada como C por la RTC. Otro caso fue el de la película familiar El Americano que recibió clasificación B por violencia y sexualidad ocasional, de la cual, tras las quejas, la RTC reculó.

Joker es un retrato descarnado sobre un hombre (Joaquin Phoenix) que sufre de inestabilidad emocional, que es pisoteado y descartado por una sociedad en ruinas que lo rechaza; hasta que el guasón encuentra la felicidad en matar y se convierte en un héroe (va un spoiler) al dispararle en la cabeza a un conductor de televisión en una transmisión en vivo que se disponía a burlarse de él.

La película no es broma, puede verse como una advertencia en los tiempos que vivimos, donde los malos ahora se han convertido en ¿los buenos?

Joker se estrenó en México en más de 5,000 pantallas ocupando 74.4 % del total que existe en el país. En taquilla, la película ya rebasó los 500 millones pesos con más de 7 millones de boletos vendidos y ya es una de las películas más taquilleras del año.

[email protected]