Puebla, Pue. El barroco fue uno de los periodos más prolíficos en la historia de la humanidad y dio lugar a un cuantioso conjunto de obras artísticas en disciplinas como la arquitectura, música, pintura, escultura, literatura, teatro, danza y artes decorativas.

Observar un acervo así en un mismo sitio, en México, no era posible, pero el interés por mostrar la importancia de este periodo lleva al gobierno federal y de Puebla, en conjunto con 50 instituciones culturales y coleccionistas privados, a crear el Barroco Museo Internacional, siendo este recinto el primero en el país dedicado exclusivamente al barroco.

Durante la inauguración, el gobernador del estado, Rafael Moreno Valle, expuso que el museo fue diseñado por el arquitecto japonés Toyo Ito, ganador del Premio Pritzker, quien logró que el edificio se convirtiera, en sí mismo, en una obra de arte.

Dijo que sólo 70 museos en el mundo poseen la categoría Internacional, siendo el Barroco Museo Internacional el primero en México al que se le da ese carácter, ya que expone obras que pertenecen a 15 países, y se sitúa como el más importante de Latinoamérica.

El museo narra, a través de siete salas de exposiciones permanentes y dos con exposiciones temporales, cómo la influencia del barroco se extendió por varias regiones del mundo a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII, y explica cómo marcó diversas disciplinas artísticas.

A la entrada del recinto, una maqueta original del galeón San Pedro de Cardeña anuncia el inicio de Tornaviaje. La Nao de China y el Barroco en México, la primera exposición temporal que, durante unos meses, resguardará el recinto.

El museo, sala por sala

El laberinto cultural lleva a los visitantes a la primera sala permanente: Theatrum Mundi: el Mundo como Escenario, en la cual, a través de una proyección de cuatro minutos, se muestra al barroco como un concepto cambiante.

La segunda sala, Puebla de los Ángeles, expone cómo el nacimiento del barroco se dio en las ciudades cuyo florecimiento estuvo ligado al crecimiento y transformación que experimentaron los centros urbanos europeos a mediados del siglo XVI.

Tras mostrar la geografía mundial donde esta corriente tuvo cabida, una maqueta monumental iluminada del centro de la ciudad de Puebla, ambientada con música barroca, sorprende al visitante junto con una reproducción del plano original de la ciudad que delineó José de Medina y grabó José Ortiz Carnero en 1754.

La tercera sala, El Sentimiento Barroco: Arquitectura, muestra los elementos arquitectónicos del barroco donde destacan las columnas gigantes para acentuar la altura; la integración de los jardines al paisaje; columnas salomónicas y efectos lumínicos. Hay una reproducción de un arco triunfal que además muestra la diversidad arquitectónica.

La cuarta sala, El Nuevo Orden de los Tiempos: Pintura y Escultura, expone los géneros de pintura y escultura a través de una pantalla interactiva y destaca que los artistas barrocos eran innovadores, exploradores de distintos conceptos estéticos y de originales formas de representación, rompiendo así con los limites tradicionales practicados en la pintura y escultura.

En la sala Las Alegorías del Saber: Letras y Ciencia, un vídeo muestra cómo los acontecimientos astronómicos tenían una explicación científica.

El espacio Deleitar y Conmover: Teatro, Indumentaria y Artes Decorativas, explica a través de vestuario y una recreación de un teatro, qué escenarios ilusionistas, vestuarios de fantasía, luces artificiosas y libretos conmovedores, cómicos o moralizantes fueron los elementos que hicieron del teatro barroco un espectáculo sumamente popular.

La última sala permanente Artificios de Oído: Música y Danza, explica que la música barroca buscó mover los sentidos en forma única, como con la invención de la ópera.

[email protected]