La Dirección General de Comunicación Social de la Secretaría de Cultura ejercerá 62 millones 197,153 pesos en el 2019; una cifra que supera el presupuesto de las tres instituciones pilares para el cine mexicano, que en conjunto apenas rebasarán los 100 millones de pesos.

Según el presupuesto autorizado al Ramo 48 Cultura para el ejercicio fiscal 2019, el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) ejercerá 28 millones 709,284 pesos, la Cineteca Nacional 43 millones 669,784 pesos y los Estudios Churubusco 29 millones 620, 195 pesos.

El CCC, por ejemplo, es una de las mejores escuelas de cine en el mundo, la Cineteca Nacional es un proyecto que funciona con más de 1 millón 400,000 boletos vendidos el año pasado y los Estudios Churubusco son el corazón del cine mexicano; a pesar de eso, su presupuesto se redujo y tendrá menos de la mitad de lo que se gastará la Secretaría de Cultura en sus actividades de comunicación social.

Estos recortes se suman a varios que afectan a proyectos del cine mexicano, como a la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, que cada año tiene que pelear por un presupuesto digno y que hoy no tiene certeza de su futuro.

“Sin presupuesto ni respaldo, Cinema 23 y Premios Fénix, en las mismas condiciones. Pero José Alfonso Suárez del Real anuncia que veremos la entrega del Oscar en plazas públicas y alfombras rojas organizadas por la Secretaría de Cultura de la CDMX. ¡Gracias!”, escribió el cineasta Everardo González.

Y es que, el secretario de Cultura de CDMX anunció hace unos días diferentes actividades alrededor de Roma de Alfonso Cuarón, incluyendo la transmisión de los premios Oscar y hasta una alfombra roja, todo esto, mientras el cine mexicano sufre por presupuesto.

“Hubo una serie de promesas de Morena, y análisis de lo que iban hacer con el cine mexicano, como el tiempo en pantalla o el T-MEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá), pero la impresión es que hicieron todo lo contrario. No cumplieron. El tema del presupuesto es integral a eso mismo, a una política que no está viendo por los creadores”, explicó Amir Galván Cervera, quien estudió cine en el CCC, es director y productor de La 4ª Compañía junto con Vanessa Arreola.

Por su parte, Arturo Saucedo, experto en política cultural, opinó: “En Londres, en la antesala de los premios Oscar, Roma gana premios como Mejor Película, Mejor Director, Mejor Cinematografía, Mejor Fotografía. Un gran acontecimiento. El gobierno de México corresponderá a esos éxitos de nuestro cine con menos presupuesto, menos financiamiento a películas y con menos recursos para instituciones de formación cinematográfica”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador no cumplió con sus compromisos: sacar al cine mexicano del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, hoy el famoso T-MEC, ni imponer 30% del tiempo total de exhibición para las producciones nacionales; dos semanas obligatorias en cines y regulación en los horarios para las películas mexicanas. Nada.

Todo esto era parte del Proyecto 18 de AMLO con medidas que fortalecerían e incrementarían la visibilidad de las películas mexicanas ante la oferta extranjera, pero se quedaron en el aire.

“Donde está situado el cine es dentro de las industrias culturales y es un tema que no lo dominan, tienen una mala lectura que no beneficia a los creadores. Y no me extraña que la Secretaría de Cultura tenga ese etiquetado tan alto para comunicación y lo que ves en la práctica no es lo que está en los dichos y es preocupante para el cine mexicano”, finalizó el cineasta Amir Galván.

“Urge que la secretaria de Cultura establezca un puente de comunicación con las comunidades cinematográficas para atender las diversas peticiones para evitar los recortes realizados en el presupuesto del 2019 para el cine y la cultura. No es entendible que en materia de comunicación social se destine más que al CCC y Churubusco. Tampoco es entendible que no tenga presupuesto la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas”, señaló Victor Ugalde, presidente del Observatorio Público Cinematográfico Rafael E. Portas.

Incluso, este año, la producción de películas mexicanas caerá por ajustes a mecanismos de apoyo al cine mexicano en Fidecine y FoProcine, según cineastas y productores consultados.

“Cada vez son más trabas a los contribuyentes y es más difícil para los productores. Se reduce el número de empresas contribuyentes con estas medidas que antes no estaban y todo esto va afectar la producción, aunque ellos lo nieguen”, explicó un importante productor que no dio su nombre ante represalias.

Sin embargo, el Instituto Mexicano de Cinematografía comunicó que no será así: “En este sentido, los contribuyentes podrán beneficiarse del Eficine junto con otros tratamientos fiscales, exceptuando: el Régimen Opcional de Grupo de Sociedades (ROGS), el régimen de maquiladoras para efectos fiscales, así como los fideicomisos dedicados a la adquisición o construcción de inmuebles”.

Según el estudio de la dependencia, se identificó que sólo 6% de los contribuyentes aportantes que recibieron el Eficine se encuentra en el ROGS. El monto aportado por estos contribuyentes representa apenas 8% del total autorizado durante todo el periodo de análisis”.

“Hay muchas cosas para hacer, pero todas tienen que hacerse de forma democrática e incluyente y Comunicación Social debe dejarse de usar para acotar la libertad de expresión y cooptar reporteros, tal como sucedía en administraciones pasadas. Estamos a tiempo de acciones correctivas. Estamos en espera de las convocatorias respectivas y esperemos que en sus jurados exista la presencia de observadores ciudadanos”, finalizó Víctor Ugalde, cineasta.

Comunicación... sin emoción

Las instituciones cinematográficas no son los únicas con menos presupuesto que la Dirección General de Comunicación Social de la Secretaría de Cultura, que también supera a proyectos como Educal, a quien asignaron 32 millones 139,534 pesos; al Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, 33 millones 55,662 pesos; a la Subsecretaría de Diversidad Cultural y Fomento a la Lectura, 6 millones 332,907 y a la Dirección General de la Fonoteca Nacional, que sólo recibirá 13 millones 193,265 pesos.

[email protected]