México ya conoció su primera red celular 4.5G o LTE Advanced de la mano de Telcel. Esta red inició su cobertura en las diez principales ciudades de la República y aunque la promesa del operador es llevarla a las 76 zonas urbanas más grandes del país al cierre de 2018, hoy ya existe entre la base de clientes de Telcel un mercado de 1 millón de usuarios con teléfonos capaces de soportar una tecnología 4.5G o LTE-A.

Comercialmente, Telcel llama “GigaRed” a su 4.5G, porque, entre otras promesas, es capaz de alcanzar descargas de información de hasta un Gigabit por segundo (Gbps). Pero no sólo eso, una red celular de este tipo advierte el inicio en México de la hiperconectividad cotidiana de dispositivos con las personas y con las mismas máquinas, experiencias de comunicación que se relacionan con conceptos como la inteligencia artificial, el Internet de las cosas (IoT) y el 5G que los mexicanos irán asimilando en el corto plazo.

Con las redes 4.5G las comunicaciones no sólo pertenecerán a los smartphones, sino a las ciudades inteligentes (Smart Cities), dijeron ejecutivos de Telcel el día de la presentación de GigaRed, pues más dispositivos, aplicaciones y otros equipos conectados a Internet, además de permitir la configuración de nuevos negocios, potenciar los que ya existen o mejorar la experiencia de navegación móvil y descarga de información, también estimularán el monitoreo de la salud con nuevas herramientas de la informática, llevarán la cobertura educativa hacia otras fronteras y con nuevas maneras de enseñar o delegarán a las máquinas funciones del hogar; y los trámites con el gobierno también tendrían que ser más sencillos, entre muchas otras posibilidades a favor de la gente.

La GigaRed de Telcel es la primera red 4.5G en anunciarse en México, pero no será la única y tampoco reinará en solitario por mucho tiempo. Aunque su negocio será del tipo mayorista, ya que no atenderá directamente al usuario final como la de Telcel, la Red Compartida de Altán Redes también nacerá el 31 de marzo con capacidad para 4.5G y AT&T ya ha informado que su red nacional empezará a ofrecer servicios con tecnología 4.5G a fines de 2018, pese a que originalmente su inversión había sido anunciada sólo para 4G. Extraoficialmente se ha conocido que Movistar empezaría una red LTE-A desde el norte del país, en Monterrey este mismo año también.

“GigaRed”, 4.5G, LTE-M, LTE-A, LTE Pro... ¿qué son?

Las redes 4.5G son para algunos analistas una evolución natural de las redes 4G o LTE y aunque en las condiciones ideales permiten velocidades de navegación hasta diez veces mayor, no significan necesariamente un cambio de estándar tecnológico, pero sí un aprovechamiento eficiente del espectro radioeléctrico y de los equipos en comparación con generaciones de comunicación móvil anteriores, coinciden José Otero, director de la organización 5G Américas para América Latina y el Caribe, y Juan Gnius, analista en la consultora Telracom. 

Para el despliegue de su 4.5G, Telcel aprovecha parte de su espectro concesionado en las bandas de 1.7/2.1 GHz y en 2.5 GHz, pero también puede echar mano de la tecnología que la industria conoce como “carrier agregation”, que usa frecuencias en esas bandas y en otras de espectro no licenciado que puedan estar dispersas y las aglutina en anchos de banda más amplios para ofrecer un servicio que pueda enviar o descargar la información a mayor capacidad y velocidad.

La red 4.5G también obliga a los operadores a desplegar mayor infraestructura, principalmente antenas, que sirvan de múltiples canales de envío y recepción de datos que refuercen la cobertura ya ofrecida desde la radiobase. “MIMO” es la modalidad tecnológica que permite esta potente entrada y salida múltiple de datos para 4.5G, y a una latencia de hasta cinco milisegundos como máximo.

Para el 4.5G y para lo que será el venidero estándar de comunicación móvil 5G, los reguladores de distintos países analizan qué tipo de espectro dispondrán para esas tecnologías. En México el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) ya piensa en eso y hace unas semanas uno de sus líderes, Mario Fromow, planteó redefinir conceptos sobre bandas radioeléctricas de “cobertura” y de “capacidad”, considerar eventualmente a las bandas milimétricas también para 5G y entonces prometió presentar a la brevedad una propuesta

¿Cómo hago uso de la red 4.5G?

Los usuarios que ya cuenten con un servicio 4G de Telcel poco a poco comenzarán a mirar en las pantallas de sus teléfonos los símbolos “4.5G” o “4G+”, indicador de que ya están recibiendo una cobertura 4.5G y de inicio con una conexión de por lo menos tres veces más veloz.

La red 4.5G de Telcel corre con un SIM versión 6.0 en adelante, pero éstos ya los venía ofreciendo el operador a sus clientes desde hace varios meses. Sólo necesitarían un celular con las características necesarias para disfrutar de la experiencia entera de una red LTE-A.

Cuando Telcel ofrezca llamadas de voz sobre su red LTE (VoLTE), según analistas a mitad del 2018, colocará en el mercado versiones SIMs más avanzados.

Telcel ofrece en su página web un listado oficial de 18 teléfonos de las marcas Apple, Huawei, LG, Motorola, Samsung y Sony capaces de soportar la GigaRed. Los precios de los equipos varían entre los 4,999 y los 23,499 pesos, según el plan de servicio y sus plazos de contratación.

Estos son los celulares que según Telcel oficialmente aguantan su GigaRed:

Apple: iPhone 8, iPhone 8 Plus y iPhone X

Huawei: Mate 10 y Mate 10 lite

LG: G6 y G6 plus

Motorola: Z2 Force y G5 Plus

Samsung: Galaxy S8 y S8+; Galaxy Note, Galaxy A5, Galaxy A7, Galaxy A8 y A8+

Sony: Xperia XZ Premium y Xperia XZ1

Existen otros equipos de las mismas marcas y de otras como HTC y BlackBerry que podrían correr con 4.5G; sin embargo, la experiencia no sería entera en tanto que navegan a menos de 1 Gigabit.

Las 4.5G, ¿para todos? ¿Y el 2G y 3G?

La irrupción de las redes LTE-A terminan por ofrecer mejoras en la experiencia de conectividad para el usuario y eficiencia en las inversiones de los operadores. Pero todavía será un reto para Telcel migrar a más clientes a esa tecnología.

En su último reporte financiero, Telcel informa sobre una base de clientes sobre 73.8 millones de usuarios totales al concluir 2017; de ellos, 12.8 millones son clientes de pospago, en su mayoría con servicios 4G, y el resto son usuarios de prepago, 61 millones de mexicanos que aún contratan servicios 2G y 3G, por lo que el millón de personas que disfrutarán al máximo de la GigaRed es apenas una fracción de los clientes de Telcel.

Una estrategia interesante de Telcel deriva en que planea ofrecer su red 4.5G en prepago, lo que potenciará la masificación de las oportunidades para esa tecnología y eventualmente del IoT y del 5G.

Las redes 4.5G ya están siendo una realidad en México y los desafíos están ahora en mirar hacia la 5G, redes que demandarán masivas inversiones para multiplicar la infraestructura y también una mayor disponibilidad de espectro, refiere el comisionado del IFT, Arturo Robles:

“Si bien los estándares de las redes 5G aún están en discusión y desarrollo, la quinta generación móvil busca ofrecer la anhelada conectividad total, es decir, proveer comunicaciones avanzadas en todo momento, en todo lugar y para todo tipo de servicios, permitiendo así el uso de servicios digitales basados en el Internet de las cosas, la inteligencia artificial y aplicaciones y plataformas que sobre la nube. Las redes 5G serán necesarias para aprovechar al máximo de los beneficios de las sociedades hiperconectadas que está trayendo consigo la llamada revolución digital o revolución 4.0”.