En el 2017, la información que generará el mundo será superior a la que se ha creado en la historia de la humanidad hasta el 2016. La vida digital, los dispositivos móviles y la recolección de datos en prácticamente cualquier lugar han despertado las inquietudes sobre el fin de la privacidad y la intimidad. Pero Trevor Hughes, presidente y director ejecutivo de la Asociación Internacional de Profesionales de la Privacidad (IAPP) difiere: La privacidad no está muerta, sino que es una negociación eterna.

"Es una conversación que nosotros tenemos dentro de las sociedades, cuando las tecnologías se introducen y cambian los términos, nosotros renegociamos la privacidad porque la privacidad no muere, no desaparece sino que resurge en diferentes formas", dijo durante su visita a México para participar en el foro "Persona digital" organizado por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) y el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México (InfoDF).

NOTICIA: Expedirán ley de Datos Personales

Las promesas del mundo de la recolección de datos y su aplicación ya comienzan a ser visibles. Hughes ejemplifica el caso de la tecnológica IBM quien, con su tecnología aplicada en la Unidad de Emergencias del Hospital Infantil de Toronto, podría recolectar 70 diferentes signos vitales cada minuto de niños que ingresaban.

"Estos datos salvan vidas, pero estos datos son muy delicados y al negociar la privacidad en este contexto, sin duda es importante, pero nosotros tenemos beneficios increíbles que ganar a partir de esos datos que nosotros debemos controlar", consideró.

Pero en esta negociación de la privacidad entran otros actores que buscan controlar estos datos. El caso de Apple contra el FBI, quien quería obligar a la empresa a desencriptar los datos de un iPhone y crear puertas traseras en sus dispositivos bajo el argumento de facilitar los trabajos de investigaciones relacionadas con el terrorismo.

NOTICIA: Vigilancia de comunicaciones en México, fuera de control

"El FBI terminó encontrando otra forma de acceder a estos teléfonos, pero a mí me parece que es claro que nosotros veremos en el futuro estos debates una vez más. Veremos la encripción, veremos los retos asociados con el surgimiento de la tecnología y preguntas de quién tiene el poder, quién controla estos dispositivos y quién tiene acceso a los datos proporcionados por estos dispositivos", dijo.

Estos escenarios han puesto el reto de generar instrumentos de protección efectivos y evitar normas dirigidas a tecnologías específicas, dijo la Coordinadora de Organismos Garantes del Sistema Nacional de Transparencia, Yollo García.

Protección de datos para el avance digital

Las promesas de la vida digital y el crecimiento de la economía digital distan de alcanzar todo su potencial si no se logran los niveles de seguridad y protección de datos personales.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre los Derechos de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (ENAID) del INEGI, el 84% de las personas mayores de 18 años manifestó preocupación por el uso indebido de sus datos personales, aunque sólo 1.4% presentó una queja ante las autoridades.

"Sin un marco jurídico adecuado, sin un marco que permita ofrecer seguridad y certeza en las transacciones económicas tampoco desarrollamos economías digitales sólidas", reconoció Jorge Fernández Negrete, presidente del Consejo Directivo de la Asociación Mexicana del Derecho a la Información (Amedi).

NOTICIA: Evite la publicidad indeseada que envían los bancos

De acuerdo con el INAI, México es el octavo país a nivel mundial que sufre mayor robo de identidad. Si bien los casos más conocidos corresponden al sector privado, el director general de la Asociación Internet.mx, Julio César Vega, dijo que la mayor parte de las filtraciones de información provienen de instituciones gubernamentales.

"Nuestros datos se los damos a las empresas, es cierto, pero también y en gran cantidad se los damos también a los gobiernos locales, a los gobiernos estatales, a las autoridades en lo general. No es ningún secreto, al menos en nuestro país, que muchas de las fugas de los datos personales han venido de entes públicos y no necesariamente de empresas", apuntó.

Pero la falta de confianza también se relaciona con la pérdida del control de los usuarios frente a sus propios datos. Si bien existen avisos de privacidad, su lectura, interpretación y entendimiento distan de ser efectivos.

NOTICIA: PGR, Veracruz y PGJDF, los que más vigilan las comunicaciones

De acuerdo con la ENAID, sólo el 32.7% de la población le han dado a conocer un aviso de privacidad al proporcionar datos personales y, de éstos, sólo el 65.1% dijo haberlo leído.

"Ponemos datos por todos lados pero que en realidad no tenemos idea de quien accede a estos datos y en qué condiciones", señaló Laura Nahabetián, gerente de la División de Derechos Ciudadanos, Ciudadanía Digital de la Agencia para el Desarrollo del Gobierno de Gestión Electrónica y la Sociedad de la Información y del Conocimiento de Uruguay (AGESIC).

Lo cierto es que los datos se han convertido en una materia prima que ha redefinido formas de hacer gobierno, las economías, las sociedades y las innovaciones tecnológicas. El consenso apunta a no desaprovechar las oportunidades que ofrece el "nuevo petróleo" del mundo, pero en esta negociación de la privacidad, como lo llama Hughes, el llamado es: no perder ni ceder e incluso retomar el control que tienen las personas sobre sus datos personales e información.

julio.sanchez@eleconomista.mx

erp