Las startup de planes de beneficio para empleados Plerk anunció que levantó una ronda pre-semilla de 1 millón de dólares de la aceleradora Y Combinator y los fondos Magma Partners, 500 Startups, Peak Capital, Horseplay Ventures, MGV Capital; así como inversionistas independientes como el cofundador de Rappi, Andrés Bilbao, y de Truora, Daniel Bilbao; así como los cofundadores de Podium, Eric Rea y Denis Steele.     

Plerk es una plataforma que permite a directivos de compañías y a departamentos de recursos humanos ofrecer prestaciones y planes de beneficios a sus colaboradores de forma digital. A través de una aplicación, que incluye un medio de pago, los directivos pueden abonar dinero para que sus trabajadores puedan gastarlo en servicios como la energía eléctrica y el internet, así como en otras plataformas de acondicionamiento físico; educación; streaming; alimentación y de servicios financieros.

Sus fundadores Angel Arias y Miguel Medina trabajaron en la expansión de la colombiana Rappi en México y América Latina, y luego, junto con Antonio Martínez, fundaron en 2019 Isibit, una plataforma todo en uno (all in one) para viajes de negocios. 

Sin embargo, el 2020 fue el peor momento para iniciar una startup de viajes por las restricciones ocasionadas por la pandemia de Covid-19 y hacia octubre de ese año, después de haber pasado por la aceleradora Y Combinator, decidieron replantear el modelo de negocio de la compañía y así nació Plerk.     

Plerk parece ser una respuesta a las reformas a la ley federal del trabajo en materia de trabajo remoto o home office que entraron en vigor en enero de 2021. La plataforma, que también nació en el primer mes del año, ayudaría a resolver requerimientos de los contratos de trabajo en casa, como el pago de la electricidad, el internet y otras herramientas. A esto se añade que Plerk permite a las empresas obtener incentivos fiscales en México, Chile y Colombia.         

A los quince días de haber puesto en operación la compañía, llegó su primer usuario, una empresa colombiana. A esta le siguió una empresa chilena y luego otra mexicana. Con esto, cuenta Medina, se dieron cuenta de que habían fundado una startup que en menos de dos meses ya tenía clientes en tres países latinoamericanos. 

“Nosotros estábamos buscando hacer una ronda de medio millón de dólares y acabamos haciendo una ronda oversuscribed de más de 1 millón de dólares”, dijo en entrevista su fundador y director ejecutivo, Miguel Medina, a propósito de su reciente levantamiento, recursos que la compañía planea destinar al mejoramiento de las condiciones y crecimiento de su equipo; a su área de desarrollo de tecnología y a experimentos de márketing.      

Medina piensa que si bien la situación económica de los países en los que ya opera Plerk es un riesgo inherente al emprendimiento, en buena medida las inversiones que se han dado en los años más recientes en la región, al estar en dólares, permiten hacer muchas más cosas cuando se convierten a las monedas de países como México y Chile.

Una ronda pre-semilla en Estados Unidos te permite tener un equipo de cinco a siete personas, mientras que aquí en México hoy nuestro equipo es de 25 personas”, dijo.      

El futuro de Plerk luce ambicioso. De acuerdo con su fundador, la compañía planea seguir expandiéndose de forma regional y además de preparar su ronda serie A para finales de 2022, la compañía quiere ser el Rappi de los recursos humanos y financieros para América Latina.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx