Tokio. - Centenares de japoneses, algunos de ellos con disfraces de teléfono, pasaron la noche en vela bajo el húmedo verano japonés para adquirir los primeros iPhone 4 de Apple vendidos en el mundo.

El último modelo del teléfono portátil del gigante de la informática estadounidense será asimismo vendido en Francia, Alemania, Gran Bretaña y Estados Unidos.

Pero los japoneses tuvieron el "honor" de ser los primeros en poder comprar el aparato debido al huso horario.

El nuevo modelo de la gama está equipado con una pantalla de alta definición, una función que permite las conversaciones telefónicas de vídeo y un software de edición.

Ryochi Hoshino fue el primero de la fila de 500 personas que se formó la víspera delante del negocio que Apple tiene en la capital japonesa, en el barrio Ginza, en mostrar triunfalmente el objeto fetiche.

"Adoro el diseño. Estoy conforme en un 110%" se entusiasmó.

A pesar del fervor por el aparato, la salida a la venta del último iPhone estuvo marcada por dificultades.

Apple anunció el miércoles que debido a problemas de producción, el modelo blanco de su nuevo teléfono, también propuesto en negro, no estaría disponible hasta fines de julio.

La semana pasada el dispositivo de prereservas del iPhone 4 en Estados Unidos se saturó el primer día que fue puesto en servicio. Lo mismo pasó en Japón con el dispositivo abierto por el operador que comercializa el teléfono, Softbank.

Hace dos meses Apple tuvo que atrasar el lanzamiento internacional de su tableta iPad por no poder responder a la demanda en Estados Unidos.

El nuevo teléfono estará disponible en otros 18 países en julio y en 24 más en agosto.

Apple vendió más de 50 millones de aparatos de la gama iPhone en el mundo desde que lanzó el primer modelo en 2007.