El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, a través de la Coordinación de Estrategia Digital, publicó en el Diario Oficial de la Federación la Estrategia Digital Nacional y las Políticas y Disposiciones para Impulsar el Uso y Aprovechamiento de la Informática, el Gobierno Digital, las Tecnologías de la Información y Comunicación y la Seguridad de la Información en la Administración Pública Federal

Con su publicación entran en vigor a nivel nacional tanto la estrategia que seguirá el gobierno para fomentar el acceso a las Tecnologías de la Información entre la población mexicana, como las directrices que observará la administración pública federal en materia tecnológica. El gobierno federal emitió estas disposiciones después de que la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria diera su visto bueno respecto de ambas.

La nueva Estrategia Digital Nacional y las disposiciones, propuestas por el coordinador de Estrategia Digital, Emiliano Calderón, llega tres años después de haber iniciado el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, aunque mantiene como principios varias de las políticas insignia de la actual administración, como es la austeridad, que tiene un papel especialmente importante dentro de las disposiciones, pues prácticamente todos sus primeros artículos hacen referencia al ahorro que debe guardar el gobierno a la hora de adquirir o contratar tecnología. 

También la independencia y la autonomía tecnológicas son conceptos centrales dentro de la misión y la visión de la estrategia, que define a la independencia tecnológica como la "no sujeción a compromisos y condiciones impuestas de forma arbitraria por los proveedores y fabricantes de tecnología"; mientras que la autonomía tecnológica hace referencia a "la posibilidad de generar soluciones tecnológicas propias y el aprovechamiento técnico disponible". 

Los ejes de acción en torno a los cuales se promueve esta estrategia son, por un lado, la política digital de la administración pública, que incluye el “transformar la Administración Pública Federal mediante el uso y aprovechamiento de las TIC para mejorar y transparentar los servicios gubernamentales que se otorgan a la ciudadanía”; y, por el otro, la política social digital, que atiende a los requerimientos del Artículo 6 de la Constitución mexicana, que considera como derecho el acceso a las tecnologías de la información, los servicios de radiodifusión y telecomunicaciones, en el cual entra internet, con lo que se busca incrementar la cobertura a internet en todo el país, algo que la administración pretende hacer a través de la paraestatal CFE Telecomunicaciones e Internet para todos.    

Las nuevas regulaciones contemplan la creación de un Portafolio de Proyectos de Tecnologías de la Información y Comunicación (Potic), el cual abarca a los proyectos estratégicos y operativos de la administración federal en materia tecnológica de seguridad de la información. El Potic debe incluir tanto aquellos proyectos que se realicen con los recursos técnicos y humanos de las propias instituciones como los que sean contratados a través de contratos marco, licitaciones públicas o adjudicaciones.   

Tanto la estrategia como las disposiciones han sido fuertemente criticadas por analistas y miembros del sector de tecnologías de la información y comunicaciones, para quienes ambos documentos llegan tarde y resultan insuficientes para cumplir con los objetivos que requiere el país en materia de política digital.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx