Quedarse en casa es una obligación en más de la mitad de los países del mundo, además de tratarse de una acción de solidaridad con la sociedad para ayudar a contener la propagación del coronavirus.

Eso no significa, sin embargo, que tenga ser un tiempo perdido a nivel profesional. Es también una oportunidad para actualizar conocimientos y salir reforzado, tanto a nivel personal como social, de cara al esfuerzo que la sociedad y las empresas deberán hacer tras la crisis para reanudar la actividad.

Coursera, por ejemplo, lanzó un sitio en línea (https://www.coursera.org/coronavirus) que ofrece a las universidades afectadas por la contingencia creada por el coronavirus un catálogo de 3,800 cursos de 400 especialidades.

Esta iniciativa, en la que participan algunas de las principales universidades del mundo como Yale, Duke, HEC o IE UNIVERSITY, entre otras, siendo de acceso gratuito hasta el 31 de julio como mínimo para universidades.  Los estudiantes particulares también pueden acceder a los contenidos.

“Vivimos en un mundo en cambio que nos exige reaccionar rápido, innovar y utilizar la tecnología para afrontar nuevos retos. El coronavirus está paralizando a muchos sectores, la Educación con mayúsculas tiene que continuar ahora con más fuerza que nunca” indica Gonzalo Garland, vicepresidente de IE UNIVERSITY, escuela de negocios española con 7,000 estudiantes de 140 nacionales y cuyos alumnos continúan con sus programas de formación de grado y postgrado online.

Como usuario individual, Coursera también permite consultar sus contenidos de forma gratuita en su modalidad “solo auditoría” con un amplio catálogo de cursos de materias como arquitectura, marketing, emprendimiento o innovación.

Crecimiento de la educación online

La educación en línea ha experimentado un crecimiento exponencial en los últimos años. De 2008 a 2017, el porcentaje de estudiantes universitarios matriculados en Estados Unidos que participaron en algún tipo de formación online subió del 20 al 32 por ciento. Una tendencia que se está experimentando en todos los países, desde China, primer país afectado por el coronavirus, pero también en América Latina, como en Perú donde las clases online, según Cisco han aumentado un 60% durante marzo.

kg