Talent Land 2018 no estaba preparado para la llegada de un viejo árbol libre. La conferencia de Richard Stallman, creador del sistema operativo GNU/Linux y quien es considerado el fundador del Movimiento del Software Libre, comenzó varios minutos después de lo previsto, debido a que los sistemas del que ha sido denominado el evento tecnológico más grande de América Latina no eran compatibles con la computadora del ponente, quien la definió como un dispositivo “completamente libre”.

Antes de iniciar con la plática, la última del escenario principal en Talent Land, Stallman estableció algunas condiciones para que quienes quisieran tomar fotos o video de su presentación pudieran hacerlo. “Si sacas una foto de mí, no la pongas en Facebook ni en Instagram ni en Whatsapp. Son los tres tentáculos de un monstruo de seguimiento y husmeo a la gente”, dijo.

“Si quieres hacer una grabación de esta conferencia y quieres distribuir copias, por favor hazlo únicamente en los formatos favorables al software libre y desde sitios que no impongan ejecutar un programa privativo en Javascript para ver una copia de la grabación. YouTube no es bueno”, añadió, aunque el escenario en el que se encontraba era patrocinado por Google Cloud.

Para Stallman, en un mundo justo el software privativo no debería de existir, porque implica intentar someter a las personas al poder de alguien que quiere dominar a otros, “Es mejor no hacer nada en vez de hacer un programa privativo. Si no haces nada, al menos no haces daño”, dijo.

¿Qué es el software libre?

Stallman es conocido por ser un trotamundos, pero tiene bien puestos los pies sobre la tierra. Quizá sus raíces se hayan extendido a lo largo de todo el planeta y por eso parece sentirse a gusto en cualquier lugar, siempre y cuando lo acompañen su libertad y su honestidad.     

También le gusta la precisión. Por ejemplo, en inglés, el término libre (free) es ambiguo, ya que puede significar “libre” o “gratuito”, pero en el caso del software libre (free software), el término sólo hace referencia a la libertad y no a la gratuidad. Así, una copia de un programa libre puede ofrecerse de forma gratuita o también puede vernderse     

En palabras llanas, el software libre es aquel que respeta la libertad y la comunidad de los usuarios. “No es asunto del precio, sino de la libertad, algo mucho más importante que los precios”, dijo Stallman.

De acuerdo con el padre del Movimiento del Software Libre, al utilizar un programa de computadora existen dos posibilidades: o los usuarios controlan el programa o el programa controla a los usuarios. Esta es la diferencia básica entre los programas libres y aquellos que no lo son.

“¿Qué significa la libertad? Significa tener el control de tu propia vida, es decir tener el control de las actividades que haces en tu vida. Cuando los usuarios tienen el control de los programas que usan, entonces estos programas respetan su libertad y su comunidad y es software libre”, dijo Stallman.

Las cuatro libertades esenciales que distinguen a un software libre de uno que no lo es son: 1) ejecutar el programa como uno quiera y para cualquier fin que uno decida; 2) estudiar el código fuente del programa y cambiarlo para que haga lo que uno quiera; 3) hacer copias exactas del programa para regalarlas o venderlas a los demás cuando uno quiera y 4) la libertad de hacer copias de versiones propias del programa para regalarlas o venderlas a los demás. 

Las primeras dos libertades otorgan el control del programa a cada usuario por separado. De acuerdo con Stallman, estas libertades son esenciales pero no bastan para que un programa sea libre. El control colectivo del software libre, que abarca las libertades 3 y 4, permite que los usuarios colaboren entre sí. “Si el programa implica estas cuatro libertades, cabalmente es software libre, porque respeta la libertad de los usuarios ”, dijo.

¿Qué es el software privativo?

Si una de las libertades expuestas por Stallman falta o es insuficiente, entonces los usuarios no controlan el programa, sino que este controla a los usuarios, a la vez que su dueño controla el programa, el cual se convierte en un instrumento del ejercicio del poder del propietario hacia los usuarios, lo que hace que sea una injusticia.     

“Los programas privativos se llaman así porque privan de la libertad a los usuarios y no se deberían usar”, dijo Stallman, quien añadió que el desarrollo de este tipo de programas conduce a la ejecución de otro tipo de injusticias deliberadas, como la recabación de datos, el espionaje, la censura y el control remoto de los programas mediante puertas traseras.    

Programas y sistemas operativos como Amazon, Windows, iOS, MacOS, Android, ChromeOS, Flash Player; aplicaciones atadas a un servidor, como Uber y Netflix, y los servicios de streaming, como Spotify, que además imponen grilletes digitales y sigue las preferencias digitales de una persona son algunos de los programas privativos que Stallman puso como ejemplos de los programas privativos más usados por las personas en todo el mundo.

Stallman sugiere que si no es posible quebrar o vencer los grilletes digitales impuestos por todos estos programas privativos, es mejor no hacer uso de ellos, algo que se ve difícil de realizar sobre todo si se considera que algunos de estos programas son omnipresentes para la mayoría de las personas.

“Si consideramos únicamente nuestra comodidad a corto plazo vamos en camino a perder nuestra libertad”, dijo Richard Stallman mientras la audiencia no dejaba de aplaudirle a ese viejo árbol libre.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx