Cuernavaca, la ciudad de la Eterna Primavera, presume de ser uno de los lugares en donde hay más albercas per-cápita. Es ahí en donde los calentadores solares de agua son más comunes.

No es casualidad. Es una tendencia mundial impulsada por la conciencia ecológica y los altos precios de los energéticos.

Por ello, de acuerdo con el doctor Octavio García, del Centro de Investigación en Energía (CIEUNAM), estos calentadores van más allá de una moda.

Proporcionan resultados tangibles: la inversión que se hace en comprarlos se puede recuperar en menos de tres años. Una familia, por ejemplo, según un análisis de Conavi, puede ahorrar hasta 17 kilogramos de gas LP al mes, equivalentes a 150 pesos. Y si se lograra que 250,000 casas al año los usaran, se podría dejar de emitir 125,000 toneladas de bióxido de carbono anualmente (media tonelada por año por casa) , explica.

La Asociación Nacional de Energía Solar calcula que en el 2008 se instalaron 165,000 metros cuadrados de colectores solares en el país.

Poco uso en México García asegura que lo que se ha logrado hasta ahora es en gran medida por el apoyo del gobierno con las Hipotecas Verdes, pero aún estamos atrasados con respecto a otros países. México tiene 1 millón de metros cuadrados de calentadores instalados.

Esto equivale a 0.05% de lo que se tiene a nivel mundial, que son 193 millones de metros

cuadrados , dice.

The Samuel Neaman Institute of Advanced Studies in Science and Technology Publication concuerda: en México sólo 0.7% de la población ha usado un calentador solar.

En contraste, Israel ha logrado que 85% de su población los use y

China, que de 58% (en viviendas).

Paso a pasito

Aun con todo hay avances gracias al Plan Nacional de Desarrollo 2007- 2012, con el que el gobierno mexicano ha incentivado proyectos que consideran al medio ambiente como elemento de desarrollo económico y social.

También con el Programa Transversal de Vivienda Sustentable creado en enero del 2008 entre las secretarías de Energía, de Medio Ambiente y Recursos Naturales y el Consejo Nacional de Vivienda, que busca transformar la vivienda de interés social con ecotecnologías.

Y con la Hipoteca Verde del Infonavit, así como el Programa

25,000 techos solares para México que hasta julio del 2012 otorgarán un subsidio de 30% de un calentador solar a través de la Cooperación Técnica Alemana (GTZ).

Para los compradores particulares está la vasta oferta de cientos de proveedores como Rotoplas, Calorex, IUSA , que van desde los 3,000 a los 15,000 pesos.

El riesgo es que no se haga una regulación para medir la calidad que ofrecen los proveedores de equipo. Ya se trabaja en un comité.

Pero faltan revisiones que garanticen que se instalen bien los calentadores y que tengan materiales de buena calidad , agrega García.

[email protected]