Con casi un lustro fuera del mercado de la telefonía celular, la firma taiwanesa BenQ planea regresar a este segmento en México durante el segundo semestre del 2012 con una nueva oferta de dispositivos inteligentes (smartphones).

México sería uno de los primeros países donde empezaríamos a traer estos teléfonos. Vamos a estar enfocados a la línea ‘high end’. Antes teníamos mucho teléfono básico, medio y algo de smartphones, pero ahora la idea es estar enfocados en equipos de gama media-alta , dijo a El Economista el vicepresidente de BenQ para América Latina, Israel Bedolla Hermosillo.

Estos dispositivos, aún en desarrollo, marcarán la segunda incursión en el sector móvil de la firma especializada en proyectores. En el 2007, la filial BenQ Mobile que nació con la compra de la división de telefonía de la firma alemana Siemens en el 2005 bajó la cortina tras declararse en bancarrota un año antes.

Los retos en México no serán fáciles de vencer, reconoció Bedolla Hermosillo, quien lleva casi una década al frente de las operaciones de la firma en México, y dos en las de América Latina.

Tras haber logrado una cuota de 6% en el mercado de teléfonos celulares en el 2005, la compañía taiwanesa sabe que deberá ofrecer equipos de calidad a precios competitivos: Estaríamos compitiendo con un precio más abajo de los equipos de Samsung , previó el directivo.

Se espera que el segmento de los smartphones en México crezca a grandes tasas. Cálculos de la firma de análisis The Competitive Intelligence Unit (The-CIU) muestran que al cierre del año pasado la penetración de estos dispositivos llegó a 14% del total de líneas móviles; se prevé que en el 2012 alcance 23.3 por ciento.

TABLETAS, UN MUST

El crecimiento exponencial del consumo de tabletas es uno de los argumentos para que BenQ sea un participante en esta tendencia. México no será la excepción, aseguró Israel Bedolla Hermosillo, al pronosticar que a finales del año la compañía también incursionará en el segmento de tabletas.

BenQ lanzó el año pasado su tableta R100, con sistema operativo Android, pantalla de 10.1 pulgadas y procesador ARM de Samsung con 833 MHz, pero no llegó a México. Se pondera la llegada de un modelo diferente al país, de acuerdo con el vicepresidente de BenQ para América Latina, quien no descartó la posibilidad de emplear el sistema operativo Windows de Microsoft.

La razón de este rezago, explicó Bedolla Hermosillo, es que la firma esperaba a que se estabilizara la competencia en este mercado, dominado en México por Apple con cerca de 90 por ciento.

PROYECTORES Y PANTALLAS, SU FUERTE

El fuerte de BenQ es el mercado de proyectores, que disputa con Epson. Para este año, el mercado mexicano está calculado en 180,000 y 200,000 unidades, aseguró el directivo.

Pero existe una amplia oportunidad de crecer con la licitación para el programa gubernamental Habilidades Digitales para Todos (HDT), que equivale a 100,000 sistemas de educación digital, entre software, sistemas de cómputo, pizarrones electrónicos y proyectores, próxima a ser publicada.

BenQ proyecta la presentación de la segunda generación de sus pantallas LED, VA LED , que permiten a los monitores desplegar una gama de 16 millones de colores con mayor nitidez y brillo.

Además, la firma buscará ganar un lugar en el segmento de cámaras digitales, con una línea de productos a prueba de impactos y de agua, así como una línea semiprofesional.

Con estas líneas de negocio, el vicepresidente de BenQ para América Latina confió en que lograrán en el 2012 un crecimiento de ventas en México superior a 30 por ciento.

julio.sanchez@eleconomista.mx