“Frenan solos”, dijo Mauricio López, director de Beat en México acerca de los nuevos vehículos Tesla que ha traído a la Ciudad de México para ofrecer su nuevo servicio premium BEAT Tesla, con el que busca no sólo competir contra otros servicios de plataformas de transporte, como Uber y Didi, sino impulsar la transición al automóvil eléctrico el país e incluso, podría abrir oportunidades de empleo para los trabajadores del transporte, como los taxistas.

De acuerdo con López, el nuevo servicio de BEAT está integrado por 100 vehículos Tesla Model 3 ─la mayor flotilla de vehículos eléctricos de América Latina, con dos centros de excelencia, como los llama la propia compañía, en donde los vehículos son alimentados con una red de 10 estaciones de carga rápida y conductores entrenados que además trabajan a tiempo completo para Viral Code, el aliado con el que BEAT ha introducido el servicio en la ciudad. 

“Viral Code es responsable de toda la operación y logística en torno a los vehículos; desde la contratación y capacitación de los conductores. Nuestro aliado es dueño de la flotilla, emplea a los conductores a tiempo completo y administra la operación en conjunto y de manera exclusiva con BEAT”, dijo López durante la presentación del servicio.

El servicio comenzó a operar el 5 de octubre en el conjunto de zonas residenciales y de negocios que conforman la zona centro y poniente de la Ciudad de México: Polanco, Lomas de Chapultepec, Bosques de las Lomas, Anzures, Cuauhtémoc, Juárez, Condesa y Roma. La compañía planea expandir la oferta a otras zonas de la ciudad y comenzar en el futuro a usar vehículos eléctricos más económicos.

López aclaró que dado que el servicio es premium, sí tiene un costo mayor al de su servicio principal; aunque dijo que el precio por cada viaje depende del trayecto, el tráfico de las diferentes zonas y a la oferta y la demanda de los usuarios, por lo que espera que cada vez vaya siendo más económico.

Según el directivo, los autos de esta nueva flotilla pueden recorrer por 400 kilómetros antes de que les acabe la batería y tienen un grado de conducción semiautónomo, con el que el vehículo es capaz de detectar a las personas, los objetos y otros vehículos a su alrededor; además de que cuentan con frenado automático: “Frenan más fuerte de lo que está acostumbrado un pasajero”, dijo. No obstante, todos los vehículos cuentan con un conductor capacitado por la compañía.

Para López, la oferta que BEAT está abriendo al público de la Ciudad de México es un primer paso para adoptar la tecnología que promete que, en un futuro, abordemos un vehículo completamente autónomo que nos transporte de forma automática a nuestro destino.

Empleo a conductores

Gonzalo Peón, director en México del programa del  Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo, cree que las contrataciones formales que está impulsando BEAT junto con Viral Code en un mercado más orientado a la flexibilización del empleo, mejoran la estabilidad de los ingresos y la seguridad social de los conductores.

Por esta razón, Gonzalo Escribano, director de Políticas Públicas en BEAT México, dijo que hay un espacio dentro de las plataformas para quienes tienen la profesión de conducir, al hacer referencia a los grupos de taxistas que han vuelto a manifestarse por lo que, denuncian, son desigualdades entre las empresas de plataformas de transporte y los servicios de taxi regular. De acuerdo con Escribano, ambos modelos pueden convivir.

“Puede convivir perfectamente bien con el modelo de aquellas personas que quieren poner su activo y su tiempo con toda la flexibilidad que eso trae. Coexisten y complementan a otros servicios”, dijo Escribano.

Beat fue fundada en 2011 como Taxibeat en Atenas, Grecia, por Nikos Drandakis y Kotis Sakkas. Desde 2017, la empresa forma parte del grupo FREE NOW, una empresa conjunta entre BMW y Daimler. Actualmente, ofrece sus servicios en Grecia, Perú, Chile, Colombia, Argentina y México, en donde ha iniciado este nuevo experimento.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx

kg