Durante el 2017, el banco de desarrollo Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) generó una utilidad de 1,660 millones de pesos; esto es siete veces más que la reportada en el 2016, de 220 millones de pesos, lo que para su director general, Jesús Alberto Cano Vélez, es muestra de que se dejaron atrás los malos números de esta institución, mismos que fueron causados por la problemática de las sociedades financieras de objeto limitado (sofoles) en su momento.

Al encabezar el inicio de actividades de la SHF para este 2018, Cano Vélez informó que los números actuales de la institución contrastan con los que reportaba cuando tomó las riendas de la misma, en el 2012, cuando era “un banco realmente emproblemado”.

“Cuando recibí el banco, en el 2012, realmente estaba emproblemado, derivado de una enorme cartera dacionada a las sofole, de más de 42,000 millones de pesos, con 140,000 hipotecas individuales emproblemadas y una cartera vencida de más de 29%, eso significó un reto enorme”, detalló.

Cano Vélez agregó que en el 2012, la SHF tenía muy poca actividad crediticia, pues en ese año otorgó menos de 10,000 millones de pesos en financiamiento. “No teníamos intermediarios financieros con quien trabajar. a pesar de ser un banco sofolero, no habíamos trabajado con el resto de los intermediarios, ni con la banca comercial”.

Todos esos malos números que tenía el banco, recordó, hicieron que en el 2013 esta entidad tuviera una pérdida de 2,400 millones de pesos, debido a las reservas preventivas que generó el banco de más de 5,000 millones de pesos.

“El banco no cumplía su función como banca de fomento, de desarrollo y no cumplía con el propósito establecido en su ley orgánica. Cinco años después, tenemos un banco capitalizado y ordenado que cumple su función”, enfatizó el funcionario.

El director general de SHF indicó que era evidente que durante los primeros tres años al frente de este banco se iban a tener pérdidas, por todas las reservas preventivas que se tenían que constituir, mismas que han impactado en el balance del banco. “En los cinco años que llevó al frente del banco, hemos constituido 14,000 millones de pesos de reservas preventivas”, mencionó.

Destacó que se ha incrementado la actividad crediticia, con nuevos productos y en colaboración con más intermediarios y desarrolladores de vivienda; en promedio, en los últimos años, el banco ha otorgado 96,000 millones de pesos en crédito al año.