Durante los últimos años, las tasas de interés de los créditos hipotecarios de la banca en México han venido en descenso, registrando niveles históricamente bajos. De hecho, a junio del 2021, el promedio se ubicó en alrededor de 9.0 por ciento.

Para el área de estudios económicos de BBVA México esta tendencia ya habría tocado fondo, y es muy poco probable que sigan disminuyendo conforme al cambio de política monetaria. Aún así, señala, las condiciones crediticias hipotecarias se mantienen.

En su más reciente informe sobre Situación Inmobiliaria, la institución financiera destaca que la tasa de interés de los créditos hipotecarios, se ubica en un nivel mínimo histórico, por debajo de 10%, además de que es fija.

“Históricamente, en la economía mexicana no se han observado periodos de crisis económicas con tasas de interés hipotecarias tan bajas y fijas. El resultado es positivo, ya que la carga financiera es menor para los hogares con estos niveles de tasas de interés; pero además otorgan certidumbre, ya que los pagos mensuales no subirán en términos nominales”, señala.

Evolución de una década

El documento elaborado por el área de estudios económicos de BBVA, resalta que al inicio del 2010, la tasa de interés promedio ponderada de la banca comercial, se encontraba ligeramente por arriba de 12%, pero en febrero del 2016 alcanzó su primer mínimo histórico, promediando 9.4%, —aunque hay productos que ofrecen tasas hasta de 7.5 por ciento.

Después, añade, ante el cambio de política monetaria y el incremento del rendimiento que otorgaron los bonos de largo plazo como el M10, la tasa volvió a superar la barrera de 10%, pero sin regresar al nivel de inicio de la década.

Hacia el final del 2019, la tasa de referencia del Banco de México regresó a una senda de descenso, con lo que las tasas de los bonos de largo plazo también disminuyeron, lo que llevó a una nueva reducción de la tasa de interés hipotecaria de la banca comercial.

“A junio del 2021, la tasa de interés hipotecaria de la banca, promedia de forma ponderada 8.9 por ciento. Estimamos que se ha tocado fondo, y es poco probable que siga disminuyendo conforme al cambio de política monetaria”, enfatiza.

Condiciones inmejorables

Para BBVA las bajas tasas de interés y otros aspectos como los plazos (de hasta 20 años) y los montos que prestan los bancos como proporción del valor de la vivienda (hasta 90%), se mantienen como condiciones inmejorables para el financiamiento hipotecario, además de la alta competencia que hay en el sector.

De hecho afirma que esta situación es la que permitió que el crédito hipotecario haya mantenido crecimientos, incluso durante la pandemia.

“Las menores tasas de interés hipotecarias, principalmente para la adquisición de vivienda nueva, fueron uno de los incentivos para la demanda en los segmentos residenciales desde el cierre del 2020”, puntualiza.

En el primer semestre del 2021, la banca comercial colocó 66,700 hipotecas, un crecimiento de 28.1% anual, por 118,100 millones de pesos, un aumento de 38.9 por ciento.

eduardo.juarez@eleconomista.mx