Para llegar a más mexicanos y aumentar la participación del sector asegurador en la economía, las compañías deben empezar a enfocarse en otros sectores que no sean los grandes negocios, de acuerdo con la aseguradora Sura.

Mónica López, especialista en Seguros de Sura, indicó en entrevista que actualmente el negocio se encuentra concentrado en los grandes negocios, mientras que otras partes de la población están desatendidas.

“El pastel es muy grande para estarnos peleando por la misma rebanada”, declaró a El Economista.

Para llegar a más población, agregó, se deben buscar nuevos canales de distribución más allá de los tradicionales —como los agentes de seguros—, así como ser más accesibles y ágiles para llegar a los segmentos que no ven una necesidad para contratar una póliza o no ven al seguro como un instrumento accesible.

Actualmente, la aseguradora cuenta con poco más de 1 millón de clientes, lo cual se puede traducir a una cifra mayor de pólizas, ya que a veces una sola persona contrata más de un seguro.

Los datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros revelan que al cierre del 2018 la penetración del seguro apenas fue de 2.2% del Producto Interno Bruto. Para el 2022 tienen una meta de 2.8%; sin embargo, ésta seguiría por debajo del promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, de 8.9 por ciento.

A detalle, sólo 26% de las casa-habitación en el país cuenta con alguna cobertura, en donde 6% está asegurada por voluntad propia y 20% restante se debe a coberturas asociadas a un crédito hipotecario.

En tanto, en lo que se refiere a las pequeñas y medianas empresas, que en México ascienden a 4 millones, sólo 17% de éstas cuenta con la protección de un seguro, mientras que la penetración del seguro de automóviles es de 30 y 7% en la parte de gastos médicos mayores.

Nuevos riesgos

Para la aseguradora Sura, el medio ambiente, la sociedad y la tecnología son las tres principales fuerzas que generan nuevos riesgos que, a su vez, suponen un reto para el sector asegurador.

Mónica López refirió que estos tres elementos empiezan a crear nuevas configuraciones en la sociedad que los obligan a hacer una resignificación del concepto de seguros.

“Todos estamos intentando movernos a estos nuevos mercados, a los nuevos riesgos que salen. Nos alejamos de las formas tradicionales del aseguramiento para podernos adaptar a este nuevo mundo tecnológico, a todos los nuevos riesgos y tendencias que están en el mercado y que nos obligan a hacer una resignificación de todo lo que es el concepto de seguros”, refirió en entrevista.

Agregó que alrededor de estas tres grandes fuerzas existen megatendencias que “están haciendo una revolución” y tienen un impacto en el sector, como lo es la globalización, la urbanización, la interconectividad, cambios demográficos y el cambio climático.

Consumidor más exigente

“El principal reto es poder movernos a la velocidad en que se mueve el mundo. Estamos viendo avances tecnológicos que son exponenciales, estamos enfrentándonos a nuevas situaciones de vida. El consumidor en sí cambia, tiene otras exigencias. Debemos ser capaces de movernos a esa velocidad”, aseveró Mónica López.

Agregó que con los cambios y las nuevas tecnologías, el consumidor se ha vuelto más exigente en cuanto a sus pólizas y coberturas, además de que desea mayor información o el mismo investiga.

Por lo anterior, destacó la importancia de brindarle a los consumidores no sólo un seguro porque sí, sino darle una verdadera solución a sus riesgos y generarle capacidad para poder hacer frente a éstos.