El gobierno de Estados Unidos, por medio de su Departamento de Estado, señaló que, si bien en la actual administración de México se ha tenido cierto éxito en la investigación y bloqueo de cuentas de personas señaladas por lavado de dinero, el progreso en enjuiciamiento de estos casos es limitado.

Recientemente, el Departamento de Estado de aquel país presentó su “Informe de la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos 2021”, donde dedica un apartado a México y sus deficiencias en materia del combate al lavado de dinero. En el documento, resalta que los fiscales y autoridades que hacen cumplir la ley en el país tienen serias dificultades para investigar y enjuiciar los delitos financieros.

“Las autoridades mexicanas han tenido cierto éxito en la investigación y el bloqueo de cuentas de presuntos lavadores de dinero, pero han mostrado un progreso limitado en el enjuiciamiento exitoso del lavado de dinero y otros delitos financieros”, se puede leer en el reporte.

Según el informe, en el 2019, la Fiscalía General de la República logró 10 sentencias por lavado de dinero, en comparación con seis del 2018. “La relativa falta de condenas en casos de lavado de dinero es representativa de la limitada capacidad de México para procesar delitos en general”.

El informe destaca los fallos de la Suprema Corte de Justicia respecto al bloqueo de cuentas, mismos que resolvieron que este mecanismo por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) es válido siempre y cuando provenga de una solicitud de un organismo internacional.

“La corte suprema dictaminó que el congelamiento de cuentas de la UIF viola las protecciones constitucionales y los derechos al debido proceso. La UIF aún puede congelar cuentas cuando se le presenta una solicitud internacional de asistencia legal”, se destaca en el documento.

Asimismo, el informe acota que, si el gobierno busca mejorar su efectividad en el número de condenas por lavado de dinero, es necesario combatir la corrupción y mejorar la capacidad de investigación y enjuiciamiento de las autoridades.

Fondos

Según el informe, los ingresos provenientes de las drogas que se venden en Estados Unidos son la principal fuente de lavado de dinero a través del sistema financiero mexicano. En este contexto, los criminales utilizan distintos métodos de blanqueo, desde el lavado por medio de esquemas de comercio, hasta inversiones en propiedades y negocios.

“El lavado de dinero a través del sector inmobiliario de lujo sigue siendo una preocupación, especialmente como vehículo para lavar el producto de la corrupción pública”, resalta el informe.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx